Las primeras separaciones

Pensamiento visitado 191 veces

Se acerca el día, este próximo lunes me voy a la Fundación ONCE del Perro Guía en Madrid a conocer a mi nuev@ compi de aventuras. Bella como os conté en este Post homenaje se jubiló y ya no va a guiar más mis pasos.
Hace años viví este momento con gran ilusión y espectativa, mi primer perro guía, una aventura cruzando el charco en la escuela de Leader Dogs For the Blind en Rochester Hills, Michigan… Vaya, que se me juntaba todo, la pasión por viajar, conocer otro lugar y sobre todo la alegría de tener en breve a un perrete que me acompañaría en mis andanzas y me haría sentir mucho más segura y autónoma.

Tres cuadrados en tonos grises que dan la sensación de un marco sobre un fondo negro.

Esta vez en cambio, la sensación es más bien agridulce, y para que negarlo, ahora mismo siento más la parte agria que la dulce.
Bella ha sido una guía excepcional, no me imagino de momento yendo con otro perro y además se junta el tema de la separación, sí, de la separación de mi Vikingo por bastantes días. Como ya os conté en el post arriba citado, me voy a Madrid precisamente porque en Estados Unidos tendría que pasar más tiempo aún de viaje y claro, la posibilidad de que Vikingo me viniera a ver es casi nula.

No llevo bien separarme del peque, quizá si fuera unos años mayor, que ya comprendiera bien la situación… lo vería de otra manera pero con 3 años y 4 meses, como que no.
De momento le he ido diciendo que Mami se va a ir en tren (le encanta viajar) a por un perrito y eso es de lo que se acuerda cuando se lo pregunto. Además Juanjo y él vendrán a verme el segundo fin de semana que esté en la escuela ya que el primero no dejan recibir visitas así que bueno, entre esto y los skypes o facetimes diarios que haremos, espero que no se le haga muy difícil al peque y sobre todo espero que no se me haga más difícil de lo que ya es, a mí. El peque sé que con su papi y sus avis y tiets va a estar fantasticamente.

Tres cuadrados en tonos grises que dan la sensación de un marco sobre un fondo negro.

Así que sí, hoy lo veo todo un poco más gris.

No, no ha cargado mal la entrada. Así es como las vemos los ciegos al usar nuestro lector de pantalla si no has configurado el atributo alt en tu blog. Para aprender más sobre como hacerlo y de su utilidad entra en este post de la Nave del Bebé

Por una red de blogs accesibles.

Las imágenes son importantes, descríbelas para personas ciegas. Por una red de blogs accesibles.

Si tú también quieres participar, escribe un post con las imágenes en negro (o blanco) y copia este texto.
Conoce cómo ve el mundo una persona ciega visitando SixSense Travel

Mi agradecimiento especial a mis queridos hyperactive bloggers por el entusiasmo en la difusión de esta iniciativa, a Ruth2M por crear la imagen para el post y a Carla de Vidas Pixeladas por echarme una mano con la descripción de la imagen.

Netparking a ciegas.

Pensamiento visitado 720 veces

Otro tema recurrente ahora que Vikingo tiene 3 años, aunque en realidad ya empezó a surgir la primavera pasada, es el tema del parque.

Sí! el netparking es como el tan de moda networking, pero en vez de estar en espacios elegantes repletos de mesas llenas de deliciosos manjares mientras te paseas por allí con otra gente para charlar y tratar de hacer negocios o presentar tu proyecto, darte a conocer y conocer a otras personas que comparten tus intereses profesionales y dando targetas de visita supercuquis, el netparking es rodeado de mamis, papis y otros cuidadores varios, cargados de botellines de agua, zumos, bocatas, fruta y otras merendolas menos sanas intentando vigilar a los peques que juegan por allá cerca o no tanto mientras comparten sus penas y alegrías de la p/maternidad y crean los tan temidos grupos de whatsapp xd.

¿qué tal llevamos el netparking los padres ciegos? o bueno, ¿qué tal lo llevo yo? Pues va a días.
Volvemos un poquito a lo que ya os conté en el post de Ni superheroína ni supervillana, solo una madre ciega” y es que es otra de las situaciones donde yo personalmente si no voy con alguien de confianza que pueda echarme una mano para vigilar que mi hijo está bien y seguro, no voy. Y ese alguien por supuesto no ha de ser ciego.
¿Y quienes suelen haber por ahí? pues otras madres/padres del cole pero claro… y me repito, si no me avisa alguien que está ahí con su peque por si quiero quedarme… yo no lo sé y por muchas ganas que tenga de estar con mi peque en el parque o lo mucho que él me pida de quedarnos, con toda la pena del mundo, tengo que decirle que no y que ya jugaremos en casa.

La primavera pasada me sucedió algo que fue el gérmen para crear este post y el anterior. Un día que ya conocía a una mami de la guarde y me quedé con ella y otras tantas en el parque, otra de las madres de la clase de mi Vikingo me dijo: “Ah! yo pensaba que no querías quedarte en el parque!” y es cuando le expliqué lo que acabo de contaros más arriba, de la necesidad que tenemos nosotros de que ellas o ellos nos digan si están ahí para poder acercarnos o de quedar antes por whatsapp por ejemplo.

Quizá habrá otras madres o padres ciegos que lo hagan de otro modo o se atrevan a llevar solos a sus peques, no es mi caso. Además Papá Vikingo también es ciego ttotal así que no tenemos ni un poquito de resto visual en el que apoyarnos.
A veces voy con mis padres, alguna otra con mi hermano, con amigos… pero nunca sola con él. Quizá cuando el peque sea más mayor y comprenda la situación de sus papás y de la importancia de no alejarse, de contestar cuando le llamamos y de ir diciéndonos donde está (cosas que ya voy intentando enseñarle y practicamos), empiece a perder un poco ese temor y me anime a intentarlo.

PD: Para las/los que hayáis leído el anterior post, que sepáis que sí! que ya estoy en un grupo de whatsapp de madres de la clase del peque y no, no me añadieron porque me hubieran leído por aquí, fue por otro motivo :)

Ni superheroína ni supervillana. Solo una madre ciega

Pensamiento visitado 2.629 veces

Hoy no van a haber fotos ni anécdotas divertidas de Vikingo, hoy es un post de reflexión, desahogo, un post que considero necesario escribir y que vosotr@s lo leáis.

Me hace cierta gracia cuando os leo a muchas y muchos horrorizados con los grupos de whatsapp de padres de las clases de vuestros hijos, espantados de que ya os han agregado o rogando que no lo hagan… y yo pienso, a mí no me ha agregado nadie y me gustaría… ¿Seré rara? bueno, ya sabemos que soy freaky y a mucha honra pero ¿Llegar a ese punto de rarunez?

Pues sí, yo soy la que en cuanto coincide en el bus o cruzando hacia el cole con un padre o madre que me dice cualquier cosa que me haga sospechar que efectivamente es un padre o madre del cole, le suelto el rollo para averiguar si es de la clase de mi hijo y comentarle que a ver si vamos coincidiendo y nos damos los whatsapps para poder quedar para llevar a los niños al parque y que jueguen… ¿que me gusta hacer esto? No, nada de nada, de hecho yo soy una persona más bien tímida e introvertida a quien todo esto le da mucho corte, además de pensar que los demás creerán que soy un coñazo o peor aún, que les daré penita.
Y entonces os estaréis preguntando, ¿Por qué lo haces? Pues porque si no, no tenemos interaqcción social, al menos lo que yo he vivido, hay muchos otros padres y madres con discapacidad que lo vivirán a su manera, este es mi blog y obviamente yo os cuento lo que yo vivo.

A la gente parece que le dé miedo, respeto, cosa…. acercarse a nosotros, y por supuesto también habrá otros que quizá ni se lo planteen. Las interacciones sociales siempre cuestan un poquito pero si puedes utilizar la magia de la mirada, es algo más sencillo, porque solo con una mirada puedes ver a esa persona con la que el otro día hablaste y te cayó bien, a la otra con quien no tuviste feeling, a esos otros que reconociste por haberles visto en la reunión de padres de inicio de curso, a esa otra familia que el peque lleva la mochila con el distintivo de la clase de tu hijo… y es mucho más fácil acercarte y entablar conversación.

En nuestro caso, por motivos evidentes, todo esto nos lo perdemos por lo cual o eres extremadamente extrovertido y te pones a hablar con el resto de padres que te vas cruzando al ir a recoger al peque, o como es mi caso, me quedo sin conocer a casi nadie.

sé por supuesto que me toca esforzarme y lo hago de buen grado por mi chiquitín, y es por esto que intento ser menos vergonzosa y hago lo que más arriba os he contado, pero también intento explicar a quien me acerco y ahora a quienes me leéis, que necesitamos que vosotr@s también pongáis algo de vuestra parte, que si hemos hablado en alguna otra ocasión y os hemos caído bien, os animéis a acercaros si nos veis y a saludarnos, porque nosotros no lo vamos a hacer, no por falta de ganas, sino porque no vemos que quizá os tenemos justo al lado y no, no penséis que es tan fácil esto de reconoceros por la voz y menos cuando hace poco que nos conocemos… igual que hay gente a la que les cuesta acordarse de las caras, hay gente ciega a la que le cuesta acordarse de las voces y si además son voces que hace poco que escuchamos y se entremezclan con otras tantas, es misión casi imposible detectaros.

Al final con todo esto, quiero deciros que somos personas como cualquier otra, que una de nuestras múltiples características es la ceguera, pero eso no nos hace dignos de una admiración casi como si fuéramos superhéroes ni tampoco de un respeto o temor como si fuéramos supervillanos. Nos apañamos lo mejor que podemos con las herramientas que nos han tocado y las estrategias que cada uno en su vida ha ido elaborando para superar obstáculos y sobre todo, somos personas que con lo que tenemos, intentamos disfrutar la vida a tope y ser felices, y sí, os juro por Snoopie que lo logramos.

Así que ya sabéis, a la próxima que os crucéis conmigo, si os apetece y os caigo bien, ¡saludadme!

Micropost: ¡Yo arreglo ojos!

Pensamiento visitado 615 veces

Hace tiempo que los peques de la edad del Vikingo, especialmente las niñas se han fijado y nos hacen la pregunta: —¿Qué te pasa en los ojos?— o —¿Por qué tienes los ojos cerrados?— Hasta ahora pero, el Vikingo no había mostrado ningún tipo de inquietud o interés al respecto, pero a las puertas de cumplir 3 añitos, lo ha hecho.

—Mami, obe ulls! abriéndomelos él con los dedos—
—Yo aleclo ulls—. —Si carinyo? i com els arreglaràs?—. —A matillo!— Coge un juguete que simula un martillo e igual que simula arreglar sus coches, aviones, otros juguetes, nos da muy flojito en la frente encima de los ojos y ¡voilá! ojos arreglados.

La verdad es que la ocurrencia del martillo me hizo muchísima gracia, tan inocente mi chiquitín! lo que confieso que me dió pena y se me escapó alguna lágrima al principio, es cuando se empeñaba en que abriera los ojos. Siempre he tenido presente que ese día llegaría y que yo sería fuerte y no haría un drama de ello pero al final, cuando tu peque te cuestiona por primera vez por tu discapacidad… es durillo.
Él sigue pidiéndonos tanto a su papi como a mí que abramos los ojos o haciéndonos notar que los llevamos cerrados y ahora ya lo llevo perfectamente, me lo diga en casa, en la calle, en el bus, siempre le cuento lo mismo, que mami tiene pupa en los ojos y casi no los puede abrir igual que se lo dice su papi, ¿Para que darle de momento más explicaciones? y se queda conforme…, hasta que le vuelve a venir a la cabeza.