Juguetes educativos, jugamos con las letras

Pensamiento visitado 270 veces

Entre las piedrecitas y plantas de una fuente, están colocadas las letras que forman la palabra VIKINGO

Estamos en pleno aprendizaje de las letras con el Vikingo. de momento en el colegio le están enseñando las letras mayúsculas o capitales, las vocales y también a escribir su nombre, a escribir mamá, papá… cositas muy sencillas. A él le encanta y en casa en el ordenador nos pide jugar a las letras así que le abrimos un word, le ampliamos el tamaño de fuente bastante, le activamos las mayúsculas y nos ponemos a jugar.
Él escribe muy bien su nombre y sabe detectar ya muchas letras, la M de mami, la P de papi, la T de tiet, la I de iaia, la A de avi y abuela, la W de Whost (Whosi) el perro guía de Juanjo, la B de Bella, la O de Oldo… Mis perros guía… etc.

Pues bien, yo desconocía totalmente su existencia pero cuando hicimos la Escapada familiar al vilar rural de Arnes Nuestra fantástica amiga Annabel de La Nave del Bebé” junto a Álvaro su marido y a sus dos preciosas niñas, le regalaron al Vikingo este magnífico juego educativo de letras de la marca PlanToys, que están en relieve tanto en mayúsculas como en minúsculas y en braille, sí señoras y señores, en braille también! y ah, de madera bio.

Confieso que no sé a quien le fascinó más si al peque o a nosotros. Es una preciosidad, cada pieza está hecha de madera en color beige y la letra está por una cara en mayúscula, por la otra en minúscula y en ambas caras está también su equivalente en braille. Cada letra es de un color distinto y las letras en braille son del mismo color de la madera.

En un plano picado se ve al Vikingo acuclillado formando su nombre con las letras y colocando la letra I.

Las piezas son de un tamaño ideal para las manos de los niños, son muy resistentes y tienen una de las 4 esquinas diferente para saber siempre en qué posición ponerlas.

En la fuente de nuevo, entre las piedrecitas y las plantas se ve la caja del juguete, las letras formando la palabra vikingo y la mano del Vikingo sujetando la V.

Es un juego recomendado a partir de los 2 años y aunque pone hasta los 6, a mí me encanta ponerme con mi hijo a formar palabras, detectar letras y además os confieso que yo también aprendo ya que de pequeña cuando perdí la vista aprendí a escribir en mayúsculas pero no en minúsculas así que con estas letras puedo saber al estar en relieve, como son las letras minúsculas.

Beneficios de este juego

  • Puede jugar con otros amiguitos o gente más mayor. Juego en equipo
  • Potencia la creatividad creando nuevas palabras y refuerza el aprendizaje del sistema de lectoescritura
  • Aprende no solo un alfabeto sino dos.
  • Fomenta la inclusión entre los niños
  • Favorece la normalización de las personas con discapacidad en la sociedad

A nosotros nos parece extremadamente útil este juguete educativo porque nos gustaría que algún día nuestro hijo aprenda el braille, que a fin de cuentas es el sistema de lectoescritura de sus padres, pero pienso que cualquier niño con y sin discapacidad se puede beneficiar mucho de todo lo que estas letras tienen para ofrecer. Sin ir más lejos, Annabel, quien le regaló el juego, también se lo compró a su hija mayor y ellos son una familia en la que nadie es ciego.

De nuevo, si veis estas super fotos es gracias a mi fotógrafa oficial sin ella no hubiera quedado un post tan precioso.

¡Abrazos vikingos!

¡Mjöllnir arriba! joyas personalizadas con Tatilei

Pensamiento visitado 2.046 veces

Hay muchas cosas que desconocía antes de quedarme embarazada y una de ellas, eran las joyas personalizadas. desde que las conocí estando embarazada del vikingo supe que quería una de ellas para commemorar el día de su nacimiento.
A partir de ahí, empecé a pensar y repensar ya que no quería una joya cualquiera, quería una que tuviera su simbolismo para mí y claro, quería a alguien que la pudiera crear con todo el cariño del mundo y atendiendo a mis peticiones.

Dándole vueltas a todo esto me topé con Tatilei, empecé a mirar sus propuestas en plata de ley tanto para embarazadas como para mamis, papis, abuelos… y me encantaron.
El nombre de Tatilei viene dado por la unión de los nombres de las dos hijas de la creadora de esta marca, son Tatiana y Leia y su mamá, la artífice de todo esto que es Lola. Desde que contacté con ella la primera vez fue todo super sencillo y ella fue un encanto. Le conté todo lo que yo quería y no me lo pudo hacer más fácil.

Por un lado quería encargar unas pulseras para mi amiga Noe y su pequeña Alba y quería que fueran pulseras iguales para que ambas pudieran lucirlas juntas. Además yo sabía que era algo que a Noe le haría especial ilusión.
Me dejé aconsejar por Lola y entre ambas escogimos esta preciosidad:
Pulsera nube + infinito
Así que le pedí dos iguales con el nombre de Alba por una cara y en la otra su fecha de nacimiento, y ella se puso manos a la obra porque para la mami sí la tenía pero una de tan pequeñita como la necesitábamos para Alba que tenía justo un añito… no, así que la creó ella misma cambiándole el cierre para que no la pierda nunca.
Éste es el resultado.

Las manos de Noe y Alba con sus pulseras nube

Y luego vino la traca final, mi joya. Yo la quería totalmente personalizada y así se lo comenté y me dijo que no había ningún problema.
Me decidí por un colgante y siendo mi hijo un vikingo, estuve buscando qué símbolo se adecuaba más a lo que yo quería. Al final estuve entre dos, el vegvíssir y el Mjöllnir.
Por características de las piezas y de la dificultad a la hora de la fabricación y grabado de la joya, el elegido fue el Mjöllnir, el martillo de Thor. Pero ay! había muchas representaciones del martillo…, ¿cuál iba a escoger yo?
Así que de nuevo pedí asesoramiento, esta vez a una gran conocedora de los vikingos y su mitología y a la cual tengo la gran suerte de conocer personalmente, Aranzazu Serrano, la autora de la novela Neimhaim que me ayudó a escoger la representación del martillo y también me mandó el nombre de mi vikingo en rúnico, ya que una cara del Mjöllnir llevaría Eric escrito en rúnico y en la otra su fecha de nacimiento.
Así quedó la obra de arte.

El Mjöllnir por la cara grabada en rúnico

Estoy contentísima con los resultados. Las pulseras para Noe y Alba las tuvo listas en una semana o menos, mi joya tardó más pero el resultado como podéis ver, vale sobradamente la pena.

Hace muchos meses que me llegó mi encargo pero hasta hace bien poco no pude darle a Noe su sorpresa y por tanto no podía publicar el post pero por fin, puedo decir que mami e hija están bien orgullosas de sus pulseras y yo de mi Mjöllnir.

Como apunte final, comentaros que en la web encontraréis descripciones de texto de las joyas, que los precios a mí personalmente me parecieron muy asequibles y que en cualquier caso Lola seguro que como hizo conmigo, no tendrá ningún problema en aclararos cualquier duda que os surja.
A parte de su web, también tiene twitter Tatilei. ¡A qué esperáis para seguirla y encargarle vuestros regalos navideños!

Abrazos vikingos y que los dioses os acompañen.

¡Productos personalizados de la familia vikinga!

Pensamiento visitado 3.254 veces

¡Hola! hoy quiero contaros un descubrimiento chulo chulo que hice por twitter y como no, tenía que probar.
Se trata de personalizar casi cualquier objeto con la foto o imagen que queramos.

Se acercaba el día del padre y el pequeño vikingo quería hacerle algo original y que su papi pudiera llevar siempre con él. Los que conocéis a JJ sabéis que es un friki informático y su iPhone es como una extensión de si mismo, un iPhone que había perdido su carcasa protectora así que… ¡bingo! El regalo ideal para papá, una funda personalizada
Tan sencillo como escoger la carcasa, mandarles la foto y el texto que quería y ¡listo! regalo único y con el que papá vikingo farda a diario.

Carcasa para iPhone con foto de bebé disfrazado de tigre y texto: Siempre conectados.

Yo que soy un tanto celosilla, también me quise hacer otra funda, la mía con tapa para proteger la pantalla.

Funda con protector de pantalla para iPhone con foto de bebé abrazando perrito de peluche.

¿A que está también adorable?

Y aquí no termina la cosa, ya os he comentado que se puede personalizar cualquier objeto, os presento Mi taza personalizada ¡para mis desayunos vikingos!

Taza blanca con interior amarillo con el logo del blog.

Estos son algunos ejemplos pero podéis personalizar muchas más cosas. ¿Qué os parecería tener un cuento exclusivo con las fotos que vosotros mismos seleccionéis o un cuadro o lienzo original para decorar vuestra maison? pues también podéis tenerlos gracias a la misma empresa que me hizo las fundas y la taza.

Tengo que añadir que son unos chicos super serviciales, en mi caso que ya sabéis que soy ciega les hice muchas preguntas y hasta les mandé unas cuantas fotos pidiendo consejos y recomendaciones de cuál quedaría mejor y como… vaya, que me ayudaron en todo momento así que en ese aspecto también muy recomendables.

Dejadme en comentarios si os habéis animado a hacer algún regalo o autoregalo personalizado!

Antes de despedirme, quiero agradecer a mi hermanito mayor que haya hecho las fotos para el post :) ¡Merci tete!

Abrazos vikingos.

Mama

Pensamiento visitado 1.710 veces

¡Hola! no podría empezar mi blog con un post mejor. Lo publiqué en mi otro blog La Lágrima de Amaterasu y ahora lo pongo aquí.
¿Qué mejor presentación de mi vikingo y yo que ésta? y de paso, de papá vikingo, al menos escucharéis su voz y empezaréis a conocerle por su faceta más creativa :)
¡Que disfrutéis tanto el post como yo lo hice al hacerlo y que os emocionéis al menos la mitad de lo que yo me emociono cada vez que lo escucho!

Mama, una palabra tan vital en cualquier idioma, cuatro letras que lo son todo para mí cuando las dice mi bebé, mama de alegría, amor, ternura, mama de miedo, pena, rabia, mama de travieso, divertido, risueño… en cualquiera de las maneras, cuando le oigo, el corazón me da un brinco.
¿quién me lo iba a decir? nunca me he considerado demasiado maternal, de hecho nunca fui de esas mujeres que de siempre han querido niños, ¡ni siquiera me gustaban especialmente! Solo para un ratito y de hecho siempre había pensado que no se me daban bien, demasiado movidos, demasiadas preguntas que a veces sin querer me hacían daño… siempre creí que conmigo se aburrirían. Hasta que casi sin darme cuenta, fui cambiando y sentí la que dicen la llamada de la naturaleza, ¡sí! aunque suene a tópico fue así y poco a poco y junto a Juanjo, fuimos imaginando lo que sería tener un bebé, planteándonos si podríamos o no, qué necesitábamos, qué sacrificaríamos y si estábamos dispuestos a ello… y así hemos llegado hasta hoy, con mi pequeño vikingo conocido también como koalita, de once meses ya.
¿Me arrepiento o me he arrepentido en algún momento de ser mamá? ¡nunca! es una experiencia imposible de contar con palabras, día tras día me hace descubrir que es posible querer más y más a mi bebé y sin límites, también me hace descubrir facetas de mi carácter que no me gustan nada y eso me ayuda a conocerlas y aprender a corregirlas o al menos atenuarlas.
Una sonrisa suya, una caricia de sus manitas, uno de sus besitos de caracol, un abrazo, sus bracitos lanzados hacia mí, su sueño tan relajado y profundo encima mío, mi melena como su peluche preferido para agarrar y dormirse… me hacen sentir un mundo de felicidad.
Sus progresos, sus primeros dientecitos, su evolución en la guardería, su gateo motorizado que ya a va a 100 por hora, sus pasitos siempre sujetado por mí, su afán imparable de descubrirlo todo, su fuerza al ponerse él solito de pie cogido a cualquier cosa que le sirva, su traza al hacer ya la pinza con los deditos y coger la comida, sus intentos cada vez más exitosos de llevarse la cuchara a la boca y comer, su afición a probarlo todo y a que casi todo le guste, sus cada vez más palabritas… me hacen sentir un orgullo inconmensurable por todas y cada una de sus hazañas.
También están sus gritos de rabia, sus manotazos, arañazos, patadas, tirones de pelo, llantos desesperados para expresar algo que no sabe decir con palabras y que a veces no somos capaces de entender y nos hace desesperar, perder la paciencia, alzarle la voz y en ocasiones, tener que alejarme un momento dejando a Juanjo al mando del barco, o viceversa, para poder reducir las revoluciones, desconectar y retomar la calma necesaria para volver y saber acompañar al pequeño en esos momentos.
Ni en las noches de insomnio, ni en las de levantarnos cada hora porque el peque llora, ni en todas las cenas con amigas canceladas o pospuestas, cafés o paseos por la tarde de chicas que no hago o hago uno de cada diez, ni todas las diarreas que toca limpiar, ni cacas en los momentos más inoportunos cuando he logrado que estemos listos para salir, ni las rabietas cuando tardo mucho en darle de comer y golpea el plato, mete las manos, se ensucia entero… nada de todo eso ha hecho jamás que me replanteara mi decisión o que me arrepienta ni un ápice.

Esto son reflexiones, pinceladas de lo que siento siendo mamá, pero este post tiene otro propósito igual o más importante que es que también conozcáis de primera mano, qué es para Eric su mama, y con ayuda de su papi nos lo cuenta. No puedo evitar llorar y emocionarme cada vez que lo escucho, ¡amor de madre!
¡Gracias bebito y gracias Juanjo por haberme hecho el regalo más maravilloso por el día de la madre!
Us estimo.

Para mi mama