Ni superheroína ni supervillana. Solo una madre ciega

Pensamiento visitado 1.676 veces

Hoy no van a haber fotos ni anécdotas divertidas de Vikingo, hoy es un post de reflexión, desahogo, un post que considero necesario escribir y que vosotr@s lo leáis.

Me hace cierta gracia cuando os leo a muchas y muchos horrorizados con los grupos de whatsapp de padres de las clases de vuestros hijos, espantados de que ya os han agregado o rogando que no lo hagan… y yo pienso, a mí no me ha agregado nadie y me gustaría… ¿Seré rara? bueno, ya sabemos que soy freaky y a mucha honra pero ¿Llegar a ese punto de rarunez?

Pues sí, yo soy la que en cuanto coincide en el bus o cruzando hacia el cole con un padre o madre que me dice cualquier cosa que me haga sospechar que efectivamente es un padre o madre del cole, le suelto el rollo para averiguar si es de la clase de mi hijo y comentarle que a ver si vamos coincidiendo y nos damos los whatsapps para poder quedar para llevar a los niños al parque y que jueguen… ¿que me gusta hacer esto? No, nada de nada, de hecho yo soy una persona más bien tímida e introvertida a quien todo esto le da mucho corte, además de pensar que los demás creerán que soy un coñazo o peor aún, que les daré penita.
Y entonces os estaréis preguntando, ¿Por qué lo haces? Pues porque si no, no tenemos interaqcción social, al menos lo que yo he vivido, hay muchos otros padres y madres con discapacidad que lo vivirán a su manera, este es mi blog y obviamente yo os cuento lo que yo vivo.

A la gente parece que le dé miedo, respeto, cosa…. acercarse a nosotros, y por supuesto también habrá otros que quizá ni se lo planteen. Las interacciones sociales siempre cuestan un poquito pero si puedes utilizar la magia de la mirada, es algo más sencillo, porque solo con una mirada puedes ver a esa persona con la que el otro día hablaste y te cayó bien, a la otra con quien no tuviste feeling, a esos otros que reconociste por haberles visto en la reunión de padres de inicio de curso, a esa otra familia que el peque lleva la mochila con el distintivo de la clase de tu hijo… y es mucho más fácil acercarte y entablar conversación.

En nuestro caso, por motivos evidentes, todo esto nos lo perdemos por lo cual o eres extremadamente extrovertido y te pones a hablar con el resto de padres que te vas cruzando al ir a recoger al peque, o como es mi caso, me quedo sin conocer a casi nadie.

sé por supuesto que me toca esforzarme y lo hago de buen grado por mi chiquitín, y es por esto que intento ser menos vergonzosa y hago lo que más arriba os he contado, pero también intento explicar a quien me acerco y ahora a quienes me leéis, que necesitamos que vosotr@s también pongáis algo de vuestra parte, que si hemos hablado en alguna otra ocasión y os hemos caído bien, os animéis a acercaros si nos veis y a saludarnos, porque nosotros no lo vamos a hacer, no por falta de ganas, sino porque no vemos que quizá os tenemos justo al lado y no, no penséis que es tan fácil esto de reconoceros por la voz y menos cuando hace poco que nos conocemos… igual que hay gente a la que les cuesta acordarse de las caras, hay gente ciega a la que le cuesta acordarse de las voces y si además son voces que hace poco que escuchamos y se entremezclan con otras tantas, es misión casi imposible detectaros.

Al final con todo esto, quiero deciros que somos personas como cualquier otra, que una de nuestras múltiples características es la ceguera, pero eso no nos hace dignos de una admiración casi como si fuéramos superhéroes ni tampoco de un respeto o temor como si fuéramos supervillanos. Nos apañamos lo mejor que podemos con las herramientas que nos han tocado y las estrategias que cada uno en su vida ha ido elaborando para superar obstáculos y sobre todo, somos personas que con lo que tenemos, intentamos disfrutar la vida a tope y ser felices, y sí, os juro por Snoopie que lo logramos.

Así que ya sabéis, a la próxima que os crucéis conmigo, si os apetece y os caigo bien, ¡saludadme!