Juguetes educativos, jugamos con las letras

Pensamiento visitado 313 veces

Entre las piedrecitas y plantas de una fuente, están colocadas las letras que forman la palabra VIKINGO

Estamos en pleno aprendizaje de las letras con el Vikingo. de momento en el colegio le están enseñando las letras mayúsculas o capitales, las vocales y también a escribir su nombre, a escribir mamá, papá… cositas muy sencillas. A él le encanta y en casa en el ordenador nos pide jugar a las letras así que le abrimos un word, le ampliamos el tamaño de fuente bastante, le activamos las mayúsculas y nos ponemos a jugar.
Él escribe muy bien su nombre y sabe detectar ya muchas letras, la M de mami, la P de papi, la T de tiet, la I de iaia, la A de avi y abuela, la W de Whost (Whosi) el perro guía de Juanjo, la B de Bella, la O de Oldo… Mis perros guía… etc.

Pues bien, yo desconocía totalmente su existencia pero cuando hicimos la Escapada familiar al vilar rural de Arnes Nuestra fantástica amiga Annabel de La Nave del Bebé” junto a Álvaro su marido y a sus dos preciosas niñas, le regalaron al Vikingo este magnífico juego educativo de letras de la marca PlanToys, que están en relieve tanto en mayúsculas como en minúsculas y en braille, sí señoras y señores, en braille también! y ah, de madera bio.

Confieso que no sé a quien le fascinó más si al peque o a nosotros. Es una preciosidad, cada pieza está hecha de madera en color beige y la letra está por una cara en mayúscula, por la otra en minúscula y en ambas caras está también su equivalente en braille. Cada letra es de un color distinto y las letras en braille son del mismo color de la madera.

En un plano picado se ve al Vikingo acuclillado formando su nombre con las letras y colocando la letra I.

Las piezas son de un tamaño ideal para las manos de los niños, son muy resistentes y tienen una de las 4 esquinas diferente para saber siempre en qué posición ponerlas.

En la fuente de nuevo, entre las piedrecitas y las plantas se ve la caja del juguete, las letras formando la palabra vikingo y la mano del Vikingo sujetando la V.

Es un juego recomendado a partir de los 2 años y aunque pone hasta los 6, a mí me encanta ponerme con mi hijo a formar palabras, detectar letras y además os confieso que yo también aprendo ya que de pequeña cuando perdí la vista aprendí a escribir en mayúsculas pero no en minúsculas así que con estas letras puedo saber al estar en relieve, como son las letras minúsculas.

Beneficios de este juego

  • Puede jugar con otros amiguitos o gente más mayor. Juego en equipo
  • Potencia la creatividad creando nuevas palabras y refuerza el aprendizaje del sistema de lectoescritura
  • Aprende no solo un alfabeto sino dos.
  • Fomenta la inclusión entre los niños
  • Favorece la normalización de las personas con discapacidad en la sociedad

A nosotros nos parece extremadamente útil este juguete educativo porque nos gustaría que algún día nuestro hijo aprenda el braille, que a fin de cuentas es el sistema de lectoescritura de sus padres, pero pienso que cualquier niño con y sin discapacidad se puede beneficiar mucho de todo lo que estas letras tienen para ofrecer. Sin ir más lejos, Annabel, quien le regaló el juego, también se lo compró a su hija mayor y ellos son una familia en la que nadie es ciego.

De nuevo, si veis estas super fotos es gracias a mi fotógrafa oficial sin ella no hubiera quedado un post tan precioso.

¡Abrazos vikingos!

La creatividad en marcha: Preparando biberones y dando medicinas a ciegas

Pensamiento visitado 804 veces

Vamos a inaugurar esta sección de trucos para padres y madres ciegos pero a la vez también para visibilizar a tod@s como nos las apañamos, y que lo que hacemos no es magia, solo y quizá, algo más creativo.
Hoy empezamos con los biberones.

¿Cómo preparamos un biberón sin liarla en las medidas?

Sí papis y futuros papis, para los que ya habéis pasado por ello y para los que aún no pero vais en camino o pensáis en pasar algún día, cuando se es mamá o papá primerizo te obsesionas con todo y con seguirlo al pie de la letra, no sea que te equivoques de un mililitro y el bebé implosione!
En nuestro caso el pequeño Vikingo desde que nació hizo lactancia mixta, por desgracia por circunstancias, no pude producir suficiente leche para que fuera LME así que tomaba pecho y biberón pero… ¿cómo lo hacíamos para no colarnos con la medida de agua que tenía que tomar sin poder ver los números del recipiente?

Bodegón: La jeringa en dos partes se ve el émbolo con las 3 marcas. A parte se ven la tetina de un biberón, un vaso de agua y el biberón destapado.

¡Con una jeringa! sí señoras y señores, comprábamos jeringas y le pedíamos al farmacéutico por favor si podía marcarnos el émbolo cada 30ml y él lo hacía con un cuter y… ¡listo! así de fácil. Llenamos un vaso largo de agua, introducimos la jeringa, cogemos el agua hasta la marca del émbolo que nos interese y la traspasamos al biberón, y repetimos la acción cuantas veces sea necesaria para llenarlo hasta la medida que corresponda.
Por ejemplo, de recién nacido empezó tomando biberones de 30, así que con una vez que llenemos la jeringa hasta la primera marca que es la de 30ML, es suficiente.

Mano de Núria sujetando una jeringa con agua hasta la marca de 30ML dentro de un vaso de agua.

El tema de la leche no tiene ningún misterio, se llena el cacito que va en los botes de la leche de fórmula y se enrasa ya sea con el propio borde del bote o con el canto de un cuchillo, el que no corta, pasándolo por encima del cacito para eliminar cualquier resto sobrante y se echan en el biberón los cacitos que toquen por cada medida de agua.

Dándole la medicina, o intentándolo.

La técnica de la jeringa es igualmente aplicable en los medicamentos. Sí, en algún momento tendréis que darle algo, sea la vitamina D, apiretal si le sube la fiebre, estilsona como fue en nuestro caso en momentos muy puntuales de crisis de bronquitis… y ahí más aún que en los biberones, hay que ser muy exactos en la dosis que le damos al bebé.

Pote de apiretal y una jeringa pequeña con apiretal dentro hasta la marca de la dosis.

Con la misma técnica de la jeringa marcada en el émbolo pero por supuesto siendo jeringas mucho menores y marcando el émbolo en la dosis que el peque ha de tomar, no debería daros tampoco ningún problema. Llenamos la jeringa hasta la marca, le damos unos golpecitos y presionamos muy levemente el émbolo para asegurarnos que no queda aire en él y que todo lo que hay es la dosis de medicina correspondiente.

¿qué pasa si nos dan la dosis en gotas? aquí una proporción que nos dió nuestro amigo el farmacéutico: 20 gotas son aproximadamente 1ml, así que si os dicen que vuestro hijo ha de tomar 10 gotas de la medicina X, pensad que 10 gotas equivaldrán más o menos a 0,5ml. Aunque si tenéis dudas, en el prospecto suele venir la equivalencia.
¡Apunte para las lectoras y lectores ciegos! si necesitáis consultar prospectos de medicamentos, existe la App Medicamento accesible plus:

El problema vendrá en el momento de tratar que el peque se la tome, ahí ya el ingenio de cada cual para lograrlo.

Espero que os haya sido de utilidad este post o al menos que haya aplacado vuestra curiosidad al respecto.
Si tenéis alguna duda, sugerencia, petición que queráis que os cuente en el siguiente post sobre esas cosas del día a día de la pa/maternidad a ciegas, no dudéis en escribirlo en los comentarios o mandármelo por twitter.

Hoy tenemos de vuelta a la fotógrafa oficial del blog, mi prima Laura ¡Muchas gracias reguapa por la sesión superpro de fotos y por las horas a las que te pedí hacerlas!

¡Abrazos vikingos!