La temible operación pañal: El diario

Pensamiento visitado 295 veces

Fase previa.

Summer is coming, Vikingo ya hace medio año que cumplió su segundo día del nombre y como es costumbre en nuestra sociedad, empiezan los comentarios y rumores sobre cuando va a quitarse el pañal, que hay que aprovechar el verano y que en el colegio les quieren ya con los esfínteres controlados. ¡estrés! ¡horror! pero si Vikingo no quiere saber nada de quitarse el pañal y ni se le ocurre avisar cuando hace pis o caca! de hecho a veces habiendo hecho caca, se lo preguntamos y lo niega… ¿Cómo vamos a quitarle el pañal si no está preparado en absoluto?

Tutoría con su profe en la guarde, por supuesto el tema sale a la palestra y nos confirma que ella tampoco le ve a punto. ¿qué hacemos? es como una carrera a contrareloj… pero, ¿qué pasa con el ritmo del niño? Lo hablamos papá vikingo y yo y coincidimos que hay que respetarlo ya que de otro modo no vemos que la operación pañal vaya a tener ningún éxito. Aún y así sigo preocupada por como intentar estimular y ayudar al peque a que empiece a mostrar interés y ganas por hacer sus cosas como mamá y papá.

Hablo con una muy buena amiga de toda la vida, que tiene dos nenes preciosos y me comenta que ella antes de retirarle el pañal al peque, que es de la edad de Vikingo, estuvo como un mes poniéndole en el orinal cada vez que tenía que cambiarle el pañal, cuando le bañaba, antes de acostarle… Lo sentaba en el orinal a ver si quería hacer algo, le contaba algún cuento… le compró calzoncillos chulos… y así el peque se fue animando y acostumbrando hasta el día D en que se lo quitó y ya no fue traumático para él. Me pareció una estupendérrima idea así que se la comenté al papi y la pusimos en marcha.

Primero estuvimos sentándolo en el WC sujetándolo y aunque no se quejaba no le veíamos cómodo así que en cuanto en la guarde nos comentó su profe que empezaba a animarse a ir al orinal, raudo y veloz papá vikingo le compró esta chulada.

En cuanto lo vió el peque, quiso probarlo y… ¡bingo! éxito a la primera! las fiestas y la emoción por su primer pipí en el orinal en casa fueron de traca y él la mar de feliz porque, sí señores, como buen orinal accesible, no podía ser menos en nuestra casa xd, cuando hizo pis sonó una musiquita de celebración así que ya sabéis… Va estupendo que suene la música por si no se oye como cae el pipí en la vacinilla.
El orinal a parte de esto es genial porque puede usarse como reductor para sentarlo en el propio water y también como alzador para alcanzar el lavabo y lavarse las manitas. Es todo de plástico con las patitas del pato y la cara en el respaldo del orinal y totalmente desmontable y cómodo para limpiar.

Hasta aquí la previa, que de momento promete… Ahora que ya me he aprovisionado de calzoncillos y pantalones cortos de algodón tipo chándal, estamos listos para el día D, o mejor dicho, P.

¡Que la fuerza y los dioses nos acompañen!

El diario.

Primer fin de semana.

Sábado por la mañana, 9 y pico, se levanta el peque y viene a buscarme diciendo que tiene pipi y caca para que le cambie el pañal, ya es un paso! antes ni me avisaba cuando llevaba el pañal cargado.
Le cambio y reflexiono y me digo que le pongo otro ya que quiere salir a comprar el pan y a pasear a Whost con su papi y pienso que después de desayunar ya tranquilos y en casa, daremos el tiro de salida. A todo esto yo ya nerviosa perdida.
A todo esto llega nuestro salvador en forma de un prime now de Amazon que nos trae entre otras cosas otro orinal para el piso de arriba, éste muy sencillito, vacinilla de plástico sin ninguna “pijada”
Desayunamos y en el siguiente cambio, ¡voilá! bye bye pañal, hola calzoncillos de los Minions! en H/M tienen packs de 7 slips muy apañaos pero en el que tengo al lado del trabajo solo les quedan de este modelo así que solo cogí un pack… para que quiero 14 calzoncillos de los minions? al vikingo le hacen cierta gracia pero tampoco no es que sea un ultrafan.
Por no extenderme porque el día no da para mucho, le fuimos preguntando si tenía ganas de hacer pis o caca, la respuesta indefectiblemente siempre era no así que empezamos a llevarle nosotros al orinal ya sin preguntar sino diciéndole que íbamos a ir a probar. Incluso nosotros nos sentábamos en el WC a ver quien hacía algo antes jajajaja y nada…
resultado final: escapes 4, orinal 0.

El domingo más de lo mismo, esta vez en cuanto se levantó ya le quitamos el pañal porque el pañal de la siesta y de la noche por supuesto aún los lleva y otra vez el mismo proceso y otra vez las mismas respuestas, nada de querer ir al orinal por si mismo, nada de avisar si tenía pis y nada de hacer en el orinal cuando nosotros decidíamos que era un buen momento para ir.
escapes 6, orinal 0.

Guardería

Ya fue sin pañal y por suerte no hubo escapes en el camino. Magicamente cuando le recogí por la tarde la profe me dijo que lo había hecho genial, ni un escape y que incluso no se levantaba del orinal hasta no haber hecho al menos alguna gota… ¿Perdón? ¿Dónde está el truco?
En casa… como si nada, se le escapó un par de veces y sin siquiera avisar que se le había escapado… Confieso que me frustré, sé que llevamos muy poco tiempo pero ver que en la guarde lo había hecho tan bien y que en cambio en casa ni siquiera avisaba cuando se le había escapado, me resultó un poco con perdón, cabreante, eso sí, obviamente a él no se lo demostré, sé que hay que hablarles siempre con mucho amor, acompañarles y aceptar sus escapes diciéndoles que hay que seguir intentándolo y que a la próxima saldrá mejor.

Evolución

Hoy es miércoles y lleva dos días en casa por estar enfermito, un rollo porque sé que le hubiera ido genial estar en la guarde estos primeros días sin pañal pero qué le vamos a hacer…
Ayer en general se le volvió a escapar todo, pero hubo un pequeño avance, digamos que eran escapes a medias, no me avisaba para ir al orinal pero cuando yo veía el escape le llevaba y algo hacía, ¡hasta un poco de caca logramos que hiciera! y él se da cuenta que nos ponemos super contentos cuando lo hace ahí.
Como soy un poco mamalapa y estoy siempre alrededor de Vikingo, me doy cuenta muy rápido de cuando tiene escapes y aunque a veces aviso a alguien de mi familia para hacer evaluación de daños, los tengo muy controlados… ¡tacto y olfato al poder!

Hoy… veremos si la evolución sigue progresando o qué hace con su papi y su avi.