Ni superheroína ni supervillana. Solo una madre ciega

Pensamiento visitado 1.676 veces

Hoy no van a haber fotos ni anécdotas divertidas de Vikingo, hoy es un post de reflexión, desahogo, un post que considero necesario escribir y que vosotr@s lo leáis.

Me hace cierta gracia cuando os leo a muchas y muchos horrorizados con los grupos de whatsapp de padres de las clases de vuestros hijos, espantados de que ya os han agregado o rogando que no lo hagan… y yo pienso, a mí no me ha agregado nadie y me gustaría… ¿Seré rara? bueno, ya sabemos que soy freaky y a mucha honra pero ¿Llegar a ese punto de rarunez?

Pues sí, yo soy la que en cuanto coincide en el bus o cruzando hacia el cole con un padre o madre que me dice cualquier cosa que me haga sospechar que efectivamente es un padre o madre del cole, le suelto el rollo para averiguar si es de la clase de mi hijo y comentarle que a ver si vamos coincidiendo y nos damos los whatsapps para poder quedar para llevar a los niños al parque y que jueguen… ¿que me gusta hacer esto? No, nada de nada, de hecho yo soy una persona más bien tímida e introvertida a quien todo esto le da mucho corte, además de pensar que los demás creerán que soy un coñazo o peor aún, que les daré penita.
Y entonces os estaréis preguntando, ¿Por qué lo haces? Pues porque si no, no tenemos interaqcción social, al menos lo que yo he vivido, hay muchos otros padres y madres con discapacidad que lo vivirán a su manera, este es mi blog y obviamente yo os cuento lo que yo vivo.

A la gente parece que le dé miedo, respeto, cosa…. acercarse a nosotros, y por supuesto también habrá otros que quizá ni se lo planteen. Las interacciones sociales siempre cuestan un poquito pero si puedes utilizar la magia de la mirada, es algo más sencillo, porque solo con una mirada puedes ver a esa persona con la que el otro día hablaste y te cayó bien, a la otra con quien no tuviste feeling, a esos otros que reconociste por haberles visto en la reunión de padres de inicio de curso, a esa otra familia que el peque lleva la mochila con el distintivo de la clase de tu hijo… y es mucho más fácil acercarte y entablar conversación.

En nuestro caso, por motivos evidentes, todo esto nos lo perdemos por lo cual o eres extremadamente extrovertido y te pones a hablar con el resto de padres que te vas cruzando al ir a recoger al peque, o como es mi caso, me quedo sin conocer a casi nadie.

sé por supuesto que me toca esforzarme y lo hago de buen grado por mi chiquitín, y es por esto que intento ser menos vergonzosa y hago lo que más arriba os he contado, pero también intento explicar a quien me acerco y ahora a quienes me leéis, que necesitamos que vosotr@s también pongáis algo de vuestra parte, que si hemos hablado en alguna otra ocasión y os hemos caído bien, os animéis a acercaros si nos veis y a saludarnos, porque nosotros no lo vamos a hacer, no por falta de ganas, sino porque no vemos que quizá os tenemos justo al lado y no, no penséis que es tan fácil esto de reconoceros por la voz y menos cuando hace poco que nos conocemos… igual que hay gente a la que les cuesta acordarse de las caras, hay gente ciega a la que le cuesta acordarse de las voces y si además son voces que hace poco que escuchamos y se entremezclan con otras tantas, es misión casi imposible detectaros.

Al final con todo esto, quiero deciros que somos personas como cualquier otra, que una de nuestras múltiples características es la ceguera, pero eso no nos hace dignos de una admiración casi como si fuéramos superhéroes ni tampoco de un respeto o temor como si fuéramos supervillanos. Nos apañamos lo mejor que podemos con las herramientas que nos han tocado y las estrategias que cada uno en su vida ha ido elaborando para superar obstáculos y sobre todo, somos personas que con lo que tenemos, intentamos disfrutar la vida a tope y ser felices, y sí, os juro por Snoopie que lo logramos.

Así que ya sabéis, a la próxima que os crucéis conmigo, si os apetece y os caigo bien, ¡saludadme!

Micropost: ¡Yo arreglo ojos!

Pensamiento visitado 336 veces

Hace tiempo que los peques de la edad del Vikingo, especialmente las niñas se han fijado y nos hacen la pregunta: —¿Qué te pasa en los ojos?— o —¿Por qué tienes los ojos cerrados?— Hasta ahora pero, el Vikingo no había mostrado ningún tipo de inquietud o interés al respecto, pero a las puertas de cumplir 3 añitos, lo ha hecho.

—Mami, obe ulls! abriéndomelos él con los dedos—
—Yo aleclo ulls—. —Si carinyo? i com els arreglaràs?—. —A matillo!— Coge un juguete que simula un martillo e igual que simula arreglar sus coches, aviones, otros juguetes, nos da muy flojito en la frente encima de los ojos y ¡voilá! ojos arreglados.

La verdad es que la ocurrencia del martillo me hizo muchísima gracia, tan inocente mi chiquitín! lo que confieso que me dió pena y se me escapó alguna lágrima al principio, es cuando se empeñaba en que abriera los ojos. Siempre he tenido presente que ese día llegaría y que yo sería fuerte y no haría un drama de ello pero al final, cuando tu peque te cuestiona por primera vez por tu discapacidad… es durillo.
Él sigue pidiéndonos tanto a su papi como a mí que abramos los ojos o haciéndonos notar que los llevamos cerrados y ahora ya lo llevo perfectamente, me lo diga en casa, en la calle, en el bus, siempre le cuento lo mismo, que mami tiene pupa en los ojos y casi no los puede abrir igual que se lo dice su papi, ¿Para que darle de momento más explicaciones? y se queda conforme…, hasta que le vuelve a venir a la cabeza.

Las picaduras son menos picaduras gracias a InsectDHU

Pensamiento visitado 309 veces

En casa por suerte no somos de los que más sufrimos con los mosquitos, pero eso sí, cuando nos pican, nos pican con ganas y si son mosquitos
tigre ya ni os cuento. Así que ya hace tiempo que andaba buscando algo para aliviar las molestias de las picaduras y evitar el ponernos a rascar
como posesos.
Hace un par de años encontré algo fantástico y lo más importante, apto para todas las edades ya que era el primer verano de Vikingo y solo tenía
7 meses. encontré InsectDHU® en formato roll-on en pote de cristal. Lo probamos y nos gustó.
En cuanto vimos este año la promo en madresfera anunciando nuevos formatos de este producto, no nos lo pensamos ni un momento y quisimos participar en
este sello de calidad y aquí va nuestra opinión y experiencia.

Nos han mandado dos productos, ambos para aliviar el dolor y las molestias de las picaduras de insectos, medusas e irritación derivada de plantas
urticantes. Ambos productos están realizados con materias naturales como extractos de plantas y aceites de citronella, eucalipto y agua de
amamelis y no contienen químicos que puedan perjudicar la piel, por ello son aptos desde los 0 meses.
Son dos maneras distintas de presentar el mismo producto, uno en gel y otro en roll-on.

Formatos de InsectDHU®

InsectDHU® roll-on
Es el que más nos ha gustado. En formato de 10ml el tubo.
Muy cómodo, higiénico en su aplicación, genial porque ya no es de cristal así que más seguro por si se nos cae o cualquier accidente y facilísimo
de aplicar, apretando un poquito el botecito ya sale líquido y con el roll-on se expande perfecta y rapidamente por la zona a tratar, provocando
un alivio casi momentáneo.

InsectDHU® gel
También muy portable, en tamaño de 25mg el tubo.
El producto es el mismo pero en formato gel. Está muy bien también pero preferimos el roll-on. Con éste no notamos tan immediatamente la sensación de alivio y frescor, cuesta un poquito más que la piel absorba el producto y es algo menos higiénico al necesitar aplicarlo usando el dedo en vez de la bolita que usamos con el roll-on.

Aspectos a valorar

Del 1 al 5.

Eficacia
Le pondría un 4, es muy eficaz, aporta alivio y frescor casi immediatos a la zona y eso hace que disminuya notablemente la sensación de
picor
Olor
Un 3. Es agradable, no diré de mis favoritos pero no es nada molesto. Huele sobretodo al aceite de citronella que lleva que además es
repelente para los insectos. No sé si será cosa mía pero me da la sensación que en roll-on el olor es algo más sutil que en el gel.
Formatos disponibles
Un 5 para el roll-on, un 4 para el gel. Como ya he comentado, el formato roll-on me encanta, práctico, cómodo, higiénico e ideal para llevar
siempre encima.
El gel también es cómodo aunque para mí, menos higiénico al aplicarlo en el sentido que necesitas echarte una pequeña cantidad en el dedo para
extenderlo, con el roll-on ni necesitas tocarlo. Además a mí personalmente me gusta más la aplicación en modo roll-on que de la manera más
tradicional.
Composición
Un 5. Me encanta que esté hecho con productos naturales, sin químicos, corticoides ni nada que pueda provocar alteraciones o alergias en la
piel y que podamos usarlo toda la familia sin distinción de edad.

Conclusiones

Ya habíamos usado InsectDHU® hace años y como veis seguimos usándolo. Es un must en nuestro bolso o botiquín de viaje ya que en verano alguna picadura de mosquito siempre nos llevamos, sobretodo el Vikingo, así que en cuanto se las detectamos, le aplicamos el roll-on abundantemente ya que si no, se hace verdaderos desastres rascándose las picaduras.
También nos va estupendo a nosotros, que aunque recibimos menos picaduras también somos víctimas de los bichos y a mí personalmente de unos años hacia acá se me hinchan muchísimo y me duelen y InsectDHU® es mi salvación.
Ambos formatos son muy prácticos pero como ya he comentado, nos quedamos indudablemente con el roll-on.

Solo conocíamos InsectDHU® de Mama natura pero tiene muchos otros productos la mar de interesantes para el cuidado de la zona del pañal, para los dientes, para respirar… así que os recomiendo que os paséis por su web en Mama natura y seguro que encontráis muchos productos ideales para vuestros peques.

¡La familia Vikinga le damos el OK a este sello de calidad!

La temible operación pañal: El diario

Pensamiento visitado 457 veces

Fase previa.

Summer is coming, Vikingo ya hace medio año que cumplió su segundo día del nombre y como es costumbre en nuestra sociedad, empiezan los comentarios y rumores sobre cuando va a quitarse el pañal, que hay que aprovechar el verano y que en el colegio les quieren ya con los esfínteres controlados. ¡estrés! ¡horror! pero si Vikingo no quiere saber nada de quitarse el pañal y ni se le ocurre avisar cuando hace pis o caca! de hecho a veces habiendo hecho caca, se lo preguntamos y lo niega… ¿Cómo vamos a quitarle el pañal si no está preparado en absoluto?

Tutoría con su profe en la guarde, por supuesto el tema sale a la palestra y nos confirma que ella tampoco le ve a punto. ¿qué hacemos? es como una carrera a contrareloj… pero, ¿qué pasa con el ritmo del niño? Lo hablamos papá vikingo y yo y coincidimos que hay que respetarlo ya que de otro modo no vemos que la operación pañal vaya a tener ningún éxito. Aún y así sigo preocupada por como intentar estimular y ayudar al peque a que empiece a mostrar interés y ganas por hacer sus cosas como mamá y papá.

Hablo con una muy buena amiga de toda la vida, que tiene dos nenes preciosos y me comenta que ella antes de retirarle el pañal al peque, que es de la edad de Vikingo, estuvo como un mes poniéndole en el orinal cada vez que tenía que cambiarle el pañal, cuando le bañaba, antes de acostarle… Lo sentaba en el orinal a ver si quería hacer algo, le contaba algún cuento… le compró calzoncillos chulos… y así el peque se fue animando y acostumbrando hasta el día D en que se lo quitó y ya no fue traumático para él. Me pareció una estupendérrima idea así que se la comenté al papi y la pusimos en marcha.

Primero estuvimos sentándolo en el WC sujetándolo y aunque no se quejaba no le veíamos cómodo así que en cuanto en la guarde nos comentó su profe que empezaba a animarse a ir al orinal, raudo y veloz papá vikingo le compró esta chulada.

En cuanto lo vió el peque, quiso probarlo y… ¡bingo! éxito a la primera! las fiestas y la emoción por su primer pipí en el orinal en casa fueron de traca y él la mar de feliz porque, sí señores, como buen orinal accesible, no podía ser menos en nuestra casa xd, cuando hizo pis sonó una musiquita de celebración así que ya sabéis… Va estupendo que suene la música por si no se oye como cae el pipí en la vacinilla.
El orinal a parte de esto es genial porque puede usarse como reductor para sentarlo en el propio water y también como alzador para alcanzar el lavabo y lavarse las manitas. Es todo de plástico con las patitas del pato y la cara en el respaldo del orinal y totalmente desmontable y cómodo para limpiar.

Hasta aquí la previa, que de momento promete… Ahora que ya me he aprovisionado de calzoncillos y pantalones cortos de algodón tipo chándal, estamos listos para el día D, o mejor dicho, P.

¡Que la fuerza y los dioses nos acompañen!

El diario.

Primer fin de semana.

Sábado por la mañana, 9 y pico, se levanta el peque y viene a buscarme diciendo que tiene pipi y caca para que le cambie el pañal, ya es un paso! antes ni me avisaba cuando llevaba el pañal cargado.
Le cambio y reflexiono y me digo que le pongo otro ya que quiere salir a comprar el pan y a pasear a Whost con su papi y pienso que después de desayunar ya tranquilos y en casa, daremos el tiro de salida. A todo esto yo ya nerviosa perdida.
A todo esto llega nuestro salvador en forma de un prime now de Amazon que nos trae entre otras cosas otro orinal para el piso de arriba, éste muy sencillito, vacinilla de plástico sin ninguna “pijada”
Desayunamos y en el siguiente cambio, ¡voilá! bye bye pañal, hola calzoncillos de los Minions! en H/M tienen packs de 7 slips muy apañaos pero en el que tengo al lado del trabajo solo les quedan de este modelo así que solo cogí un pack… para que quiero 14 calzoncillos de los minions? al vikingo le hacen cierta gracia pero tampoco no es que sea un ultrafan.
Por no extenderme porque el día no da para mucho, le fuimos preguntando si tenía ganas de hacer pis o caca, la respuesta indefectiblemente siempre era no así que empezamos a llevarle nosotros al orinal ya sin preguntar sino diciéndole que íbamos a ir a probar. Incluso nosotros nos sentábamos en el WC a ver quien hacía algo antes jajajaja y nada…
resultado final: escapes 4, orinal 0.

El domingo más de lo mismo, esta vez en cuanto se levantó ya le quitamos el pañal porque el pañal de la siesta y de la noche por supuesto aún los lleva y otra vez el mismo proceso y otra vez las mismas respuestas, nada de querer ir al orinal por si mismo, nada de avisar si tenía pis y nada de hacer en el orinal cuando nosotros decidíamos que era un buen momento para ir.
escapes 6, orinal 0.

Guardería

Ya fue sin pañal y por suerte no hubo escapes en el camino. Magicamente cuando le recogí por la tarde la profe me dijo que lo había hecho genial, ni un escape y que incluso no se levantaba del orinal hasta no haber hecho al menos alguna gota… ¿Perdón? ¿Dónde está el truco?
En casa… como si nada, se le escapó un par de veces y sin siquiera avisar que se le había escapado… Confieso que me frustré, sé que llevamos muy poco tiempo pero ver que en la guarde lo había hecho tan bien y que en cambio en casa ni siquiera avisaba cuando se le había escapado, me resultó un poco con perdón, cabreante, eso sí, obviamente a él no se lo demostré, sé que hay que hablarles siempre con mucho amor, acompañarles y aceptar sus escapes diciéndoles que hay que seguir intentándolo y que a la próxima saldrá mejor.

Evolución

Hoy es miércoles y lleva dos días en casa por estar enfermito, un rollo porque sé que le hubiera ido genial estar en la guarde estos primeros días sin pañal pero qué le vamos a hacer…
Ayer en general se le volvió a escapar todo, pero hubo un pequeño avance, digamos que eran escapes a medias, no me avisaba para ir al orinal pero cuando yo veía el escape le llevaba y algo hacía, ¡hasta un poco de caca logramos que hiciera! y él se da cuenta que nos ponemos super contentos cuando lo hace ahí.
Como soy un poco mamalapa y estoy siempre alrededor de Vikingo, me doy cuenta muy rápido de cuando tiene escapes y aunque a veces aviso a alguien de mi familia para hacer evaluación de daños, los tengo muy controlados… ¡tacto y olfato al poder!

Hoy… veremos si la evolución sigue progresando o qué hace con su papi y su avi.

#VDLN13: En català

Pensamiento visitado 457 veces

Rock català, ¿Lo conocéis?
Yo era una asidua consumidora de grupos como Lax’n’Busto, Sopa de Cabra, Sau o Els Pets en mi juventud, realmente en mi infancia. Nos podías oír a mis amigas y a mí cantando todos sus hits del momento y nosotras tan pequeñas con nuestros 8 o 9 añitos. ¡Más monas! como me ha pasado con otros grupos, de mayor o ya de muy mayor he ido captando muchas cosas que de pequeña cantaba y ni me paraba a pensar en sus letras.

Pasaron los años y estuve muuucho tiempo sin volver a escuchar música en català o mejor dicho sin aficionarme a ella. Los grupos que iban apareciendo no me decían nada y me diversifiqué en otros estilos muy distintos.
Pero no sé por qué, hace poco me han empezado a volver a llamar la atención las canciones catalanas! no sé si es que les he querido dar inconscientemente una nueva oportunidad o simplemente es porque vuelven a ajustarse más a mi estilo, o porque necesito buenrollismo y las últimas que he escuchado me lo dan. La cuestión es que aquí os pongo dos ejemplos actuales por si os pica el gusanillo y queréis explorar un poquito de música en catalán :)

¡Feliz vdln!



El mes de los animales

Pensamiento visitado 433 veces

Bella, mi perra guía durmiendo.

Este mes es el mes de los animales en la escuela infantil de Vikingo y han hecho muchas actividades relacionadas con ellos, hasta fueron de excursión a la Granja Aventura Park! donde hay que decirlo, el peque se lo pasó en grande como me dijo su profe, es que no tiene ningún miedo a los animales. Supongo que en parte influye el haber crecido desde que nació rodeado de perros tanto en casa como en su entorno más cercano y de otros animales como gatos y hasta una cobaya.

Otra de las actividades que están llevando a cabo todo el mes es cuidar de su propia mascota. Tienen en clase un pececillo que han llamado Nemo (lo sé, muy originales) igual que son leones y su peluche mascota se llama Simba… Con el pececillo aprenden a cuidar a otro ser vivo, la responsabilidad que eso conlleva, a alimentarle… me parece genial empezar a fomentar ese tipo de comportamientos en los peques.

Y otra de las múltiples actividades que hicieron relacionada con el mundo animal ha sido llevar a sus mascotas a clase así que en cuanto me enteré, no tardé ni un segundo en ofrecerme a venir con Bella, mi perra guía para presentarla oficialmente a los amiguitos de Vikingo, aunque en realidad de irle a recoger cada tarde, muchos ya la conocen de vista y alguno hasta se ha animado a tocarla.
Fuimos el martes pasado y fue una experiencia genial. Los chiquitines sentaditos enfrente mío en un sofá, menos Vikingo claro que no se separó de mí ni de Bella. Les conté a grandes rasgos el trabajo que Bella desempeña conmigo, les expliqué para que sirve el arnés, les enseñé como obedece algunas órdenes básicas como sentarse, quieta y echarse (sit, stay, down) se lo dije en inglés ya que Bella es de la escuela de Leader Dogs for The Blind en Rochester Hills, michigan, ahí fui a por ella y ya de la teoría pasamos a la práctica. Hice que Bella permaneciera sentada mientras por parejas se iban acercando los nenes a acariciarla, les encantó! luego la fueron paseando solo con la correa sin el arnés, para que Bella entendiera que no estaba trabajando y luego les dije si querían darle a Bella un premio y por supuesto todos se animaron a hacerlo, ¡suerte que traje premios pequeñitos! Bella se puso las botas. Y como colofón, le puse el arnés e hice que la profe me pusiera unos obstáculos para que vieran lo que antes les había contado, como Bella hace que no me choque esquivando lo que encuentre por medio.

Creo que fue una experiencia muy enriquecedora tanto para ellos como para mí, desde luego me lo pasé en grande! fue todo tan natural y precioso… Les expliqué que tengo “pupa” en los ojos y no puedo ver y por eso Bella me ayuda y se lo tomaron de una manera tan natural… que lástima que la mayoría de adultos no tengamos esa “simpleza” de tomarnos las cosas tal como son sin darles más vueltas y aceptarlas sin prejuicios.

Y a todo esto os preguntaréis… ¿Qué tal lo pasó Vikingo? Pues se sintió el rey del mambo como no, como si él fuera el profe, siempre en medio del cotarro, me ayudó a dar las chuches a los niños para que se las dieran a Bella, controló y puso órden a sus amiguitos cuando la tocaban y les dijo como y donde tenían que hacerlo y en los paseos, él iba delante para que Bella le siguiera y los nenes pudieran pasearla, fue graciosísimo.

Estoy encantada porque veo que cada vez más se dan este tipo de actividades en las escuelas, contra más concienciación y conocimientos sobre el mundo y sus muchas y diversas realidades tengan los peques, mejor irá el mundo cuando crezcan.

¡Abrazos vikingos!

#VDLN 12: ¡Bienvenido a mi mundo otaku!

Pensamiento visitado 715 veces

Todo buen friki que se precie, o al menos los otakus, seguro que conocéis el estudio Ghibli, a Hayao Miyazaki y todo el chorro de grandiosas películas que su maravillosa mente ha creado. Pues bien, al universo otaku del cual una servidora forma parte desde que tiene uso de razón, ayer se le sumó un nuevo integrante. ¡Vikingo!
No la vimos entera pero si un cachito y le flipó, ¿adivináis de qué película estoy hablando?

Pues sí amiguitas y amiguitos, ya podemos decir que el entrañable Totoro y el aún más entrañable Nekobasu (Gatobus) tienen otro fan más que añadir a su ya enorme club. Y es que se pasó la tarde/noche con el “Totolo” y el “tubúsLatet!” o sea Totoro y Gatobus, él dice tubús, y gatito en catalán es gatet y dice latet porque a veces no dice la g al principio de las palabras aunque dice guauguau perfectamente pero vaya… cosas de Vikingo.

Así que emocionada y feliz a partes iguales, ardo en deseos de seguir introduciéndole al japanworld.
De hecho previsora que es una, ya tengo el libro de Leyendas de Cipango de la genialérrima Ruth2M y además, con dedicatoria, nuestros nombres en japo y una chibiamaterasu! ¿quien puede pedir más? y lo tengo reservado para cuando Vikingo crezca, que lo pueda leer, conocer la mitología y leyendas japonesas y disfrutar de sus maravillosas ilustraciones.

¡Feliz #vdln!



#VDLN 11: Banda sonora de un postparto

Pensamiento visitado 937 veces

Uno de mis primeros posts fue en el que os conté mi preparto y parto y en él os dije que algún día escribiría sobre mi postparto y nuestra adaptación. De eso ya hace más de un año y el post sigue sin escribirse.
Como es un tema que aún me remueve bastante, he pensado que el vdln sería una buena excusa para hacer ese post que tanto se me resiste.
Son muchas sensaciones las que viví, muchos sentimientos, unos dulces, otros más amargos… es aún un torbellino que no tengo muy claro como ordenar así que allá vamos.

El peque nació y las 48h que estuvimos en el hospital pasaron rápidas entre tratar de descansar, tratar de establecer la lactancia materna con el chiquitín, aprendiendo a estimularme los pechos para ayudar a la subida de leche, recibiendo visitas de familia y amigos, la compañía de mis padres, el apoyo en todo de todos… sobre todo de JJ y mi madre, l’àvia vikinga 😉 y así, con un pequeño susto sobre si nos tendríamos que quedar o no por el tema de la vilirrubina del peque, al final nos dieron el OK para volver a casa.
En casa tenía instalados a mis suegros, son de Málaga así que vinieron en cuanto se les avisó que iba de parto. De hecho les dió tiempo de sobra con lo largo que fue el nacimiento.
Y fue en casa donde realmente empezamos a darnos cuenta del cambio de 180 grados que había experimentado nuestra vida. El tiempo para nosotros se había esfumado, incluido el tiempo de descanso. El chiquitín no dormía bien y entre pecho, bibe, cambiarle, sacaleches… nos pasábamos las noches en danza.
Las noches las pasaba acompañada de papi vikingo pero durante el día ya cuando él empezó a trabajar, aunque teletrabajaba, era yo quien estaba por el pequeñín y fueron muuuchas horas él y yo juntos por eso para intentar no pensar, usaba el iPhone como reproductor de música. Escuchaba mucho una emisora a la cual me enganché en mi viaje a Colorado en 2011 .
Pero claro, eran muchas horas de butaca y es que lo que más me pesó del postparto fue el tema de la lactancia. El pequeñín tuvo que hacer por circunstancias lactancia mixta ya que no hubo manera que me subiera la leche y a resultas de ello primero perdió mucho peso, así que imaginaros. NO podía parar de llorar y angustiarme hasta que acepté que lactancia mixta era lo que tocaba.
Mientras mi yo interno trataba de asumirlo y hacerse a la idea que otra de las muchas cosas que había soñado estando embarazada tampoco se iba a cumplir, la música seguía sonando y sonando. La recopilación de canciones de disney Princesses fue otra fiel compañera.

Horas, días, semanas en la butaca de lactancia, meciéndonos, estimulando, bibes, sacaleches, frustraciones, amor, tristeza, llantos, relactador, humillación, teléfono con asesora de lactancia, whatsapps, apoyo, ánimos…, y al final, después de dos meses, resignación y aceptación.

Sí, en esta casa somos de gustos musicales muy eclécticos y no sé por qué, sentí que debía sonar Chiquitita también. Mi estado de ánimo concordaba con el de la chica de la canción verdad?
Dos meses lo intenté, hasta que el peque ya no quería saber nada de la teta porque de ahí no salía lo que salía del bibi. Y aunque aún me queda por superar, lo más importante que es mi hijo ha crecido fuerte, grande, guapo y sobre todo y esencial, sano y feliz. Y aunque fue un postparto agridulce, fue una experiencia en la que aprendí mucho y aprendimos a establecer otros vínculos dado que no pudo ser el de la lactancia. Eso sí, para mi chiquitín fui un chupete estupendo durante esos primeros meses y su refugio favorito para sentirse acogido, calentito y arrullado ya que la música no solo me consolaba a mí sino que yo no paraba de cantarle a él.

¡Feliz #vdln hoy desde las entrañas!



Colechar o no colechar…

Pensamiento visitado 800 veces

¡damas y caballeros! en el lado izquierdo del cuadrilátero tenemos al colecho, con un peso de siglos de tradición y de múltiples culturas que lo practican, en el otro lado encontramos el no colecho, con el peso de la modernidad y la independencia del individuo… saluden, jueguen limpio y ¡que empiece el combate!

Y es tal cual así, colechar vs no colechar, pecho vs biberón, porteo vs carrito, parto en casa vs parto en hospital, blw vs papillas… y un largo etc que he ido descubriendo a lo largo de mis 2 años de maternidad.
En esta ocasión como el título del post ya os indica, os voy a contar mi experiencia sobre el tema del colecho, y es que para artículos profesionales sobre si es mejor que el niño duerma con nosotros o no… ya hay muchísimos en la red y muy probablemente la mayoría de los que me seguiïs, ya los habréis leído.

Cuando me quedé embarazada empezamos a montar la habitación del pequeño vikingo, que por cierto quedó de rechupete, modestia a parte :) con unos muebles y una butaca de lactancia en blanco preciosos, las paredes pintadas al estilo El Principito con una luna, estrellas, planetas… una pasada y por supuesto la cuna, una cuna de estas convertibles con cambiador en los pies que cuando el niño crece se convierte en tropecientas cosas, entre ellas una cama, un escritorio, una mesita de noche…
¡Estupendo! con la habitación montada para cuando vikingo creciera un poquito, también compramos una Minicuna de colecho para los primeros meses. Es un invento genial porque se acopla a la cama con unos cinturones de sujeción que van por debajo del colchón, le quitas una de las barandillas de madera, le frenas las 4 ruedas y el peque tiene su espacio pero unido a la cama de los papás.
La verdad es que le sacamos mucho partido los 6 meses que vikingo cupo en ella. va de fábula tanto si hacéis lactancia materna como si no. Me encantaba dormir cogiéndole la manita y estando en contacto con él.

Una vez ya se le quedó pequeña la cunita, el paso siguiente nos pareció lógico y era llevarle ya a su habitación, a su supercuna convertible.
establecimos rutinas de sueño con la cena, el baño y a la butaca a mecernos mientras o bien le cantábamos alguna canción inventada, le contábamos algún cuento inventado también o le poníamos a nuestra querida Dàmaris Gelabert y sus “cançons de Bressol” y el paso más complicado, le metíamos en la cuna sin despertarlo. Había días que lo lográbamos a la primera, otros no. Pues bien, tanto con luz quitamiedos como sin ella, era un constante ir y venir, ya fuera por los múltiples despertares del peque como por comprobar que estuviera respirando y bien.

Lo estuvimos intentando en verano y al ver que no había manera de descansar ni él ni nosotros, decidimos volver al colecho y qué cambio! al menos ya no se me salía el corazón por la boca casi cada hora cuando por el escucha oía al peque llorar, ahora sí me despertaba tambbién, sí me llevaba un susto ya que soy de las que a la mínima se sobresaltan pero al momento el peque se tranquilizaba al sentirnos a su lado y todos dormíamos de nuevo.

Cuando ya tenía año y pico, volvimos a hacer la intentona de que durmiera en su habitación pero el resultado fue el mismo. despertándonos casi cada hora porque perdía el chupete, quería agua, se asustaba… y sin descansar a gusto así que de nuevo volvió a nuestra cama y exceptuando algún día que lo hemos vuelto a probar, aí seguimos, el peque con 27 meses y colechando con nosotros.

Ciertamente no se duerme igual que sin peque en la cama, al menos yo. De hecho os confieso que como mejor duermo es sola, será por lo que comentaba más arriba que a la mínima que me rozan o hay algún movimiento, me despierto sobresaltada. Además, contra más mayor es vikingo más ocupa, más se mueve y más patadas, codazos y cabezazos recibimos en distintas partes del cuerpo, dependiendo de si el señorito está en posición normal, perpendicular a nosotros o con la cabeza en los pies.
Eso sí, no cambio todos estos inconvenientes de mi sueño para que él pueda dormir tranquilo, seguro y nosotros poderle acompañar en sus despertares y sus terrores nocturnos que hace un tiempo que parece que empieza a tener. Y además, no hay cosa más preciosa que despertar junto a él o mejor aún, que él te despierte con una caricia, un besito, un “nonnia mami!” (bon dia, buenos días) o sí, también con un susto, le encanta dar sustos!

Ya veis que también en estos temas se puede adoptar una postura más moderada y sobretodo lo más importante, una postura que os convenga a la familia que sois los que tendréis que sobrellevar unas cuantas noches antes que vuestro peque duerma del tirón, si es que lo logra.
¿sois colechadores, no colechadores, habéis probado ambas cosas, ¿cuál os funciona mejor? ¡Contadnos!

Abrazos vikingos.

Un carnaval muy especial

Pensamiento visitado 691 veces

El peque de capitán pirata

Estamos en plena semana de carnaval. Sí, para muchos, especialmente para todos los que somos mamis/papis y tenemos a peques en edad escolar, llevamos desde el lunes inmersos en disfraces, pinturas, peinados, calcetines de colores… etc.
En nuestro caso el lunes tocó ir en pijama a la guarde, el martes con un peinado original y la cara pintada (al vikingo se la pintaron de pirata), el miércoles fue lo que aquí llamamos la rua, es decir el paseo o desfile por la calle disfrazados con sus mejores galas, ayer fue con un delantal ya que fue “dijous gras o jueves lardero” y prepararon tortilla y hoy van con una corbata y un calcetín de cada color.

Toda esta semana está siendo distinta y especial para el peque pero el miércoles fue el colofón para él y para nosotros.
Papá vikingo y yo decidimos cogernos el día de fiesta, dado que el año pasado ya nos perdimos ver al chiquitín disfrazado en la guardería, este año decidimos que no queríamos perdérnoslo.
Confieso que fue todo un drama disfrazar al peque y mira que primero le motivaba ir de pirata pero fue ver el disfraz y echarse a llorar. Llegó un punto que hasta me planteé si quitarle el disfraz y llevarle a la guardería sin él pero poco a poco se fue calmando y al final logramos salir de casa contentos y todo.
Como el día era precioso, fuimos andando en un agradable paseo, además el avi vikingo se animó a acompañarnos :)

La rua empezó a las 10 y los peques salieron formando un tren y pasearon por la calle enfrente de la guardería mientras las mamis, papis, abuelos y familiares varios y por supuesto las educadoras, íbamos acompañándolos. Mi chiquitín iba el primero rodeado de su querida “Aten”, (Ascen, la profe) y una nena que iban de la manita, y en cuanto nos vió fueron todo sonrisas, bailes y saltitos al ritmo de la música, hasta yo bailaba! de hecho durante un ratito en el que mi padre hacía de camaraman íbamos papá vikingo y yo al lado del peque con whost, que iba guiando, y en otro momento yo me acoplé a la rua, dado que tampoco era algo muy formal e íbamos de la manita él y yo, si supiérais que bien me acompaña mi bebé… cada vez que lo pienso me emociono.

Una vez terminamos el paseo, pudimos disfrutar un ratito más de nuestros pequeños en unos parquecitos ballados delante de la escuela. Vikingo me pidió que entrara a jugar con él y así lo hice. Sí, con algo de miedo porque era un entorno desconocido para mí lleno de pequeñines y adultos moviéndose de aquí para allá y yo sin ver, no tenía ningún punto de referencia. Pues pareciera que el peque lo intuyera porque nada más entré, me cogió de la mano y me dió una vuelta entera por todo el recinto, como si quisiera mostrarme como era de grande para que yo me hiciera un mapa mental. Una vez llegamos de nuevo al punto de partida y saludamos a papá y a l’avi vikingos, me llevó a su juego preferido, el tobogán! y ahí empezó a aprender qué es esto de hacer cola y tener que esperar su turno, cosa que al principio no llevó muy bien, ya que es algo impaciente pero lo asumió rápido.
Yo disfruté tantísimo de ese rato, no os lo podéis imaginar! sentirme una mamá como cualquier otra que está jugando con su hijo, no sentirme fuera de lugar, no sentirme extraña o la mamá ciega a la que han de ayudar. El peque sin que siquiera casi yo le llamara estaba todo el rato cerca mío, jugando, haciendo cola, divirtiéndose… y yo podía compartir ese ratito. Además las otras mamás y educadoras que ya me conocen o como mínimo me tienen vista me hicieron sentir super acogida. Todo fue muy fluido. Que tocaba foto de grupo, mi peque y yo de la mano y alguna de las mamis nos ayudaba a colocarnos en el sitio, que tocaba hacer trenecito para volver a la guarde, peque y yo de la manita y alguna mami si nos despistábamos nos echaba un cable… de hecho no es que nos despistáramos, es que al ser ya la despedida, ningún peque quería entrar y por supuesto el mío no fue la excepción, así que íbamos a pasito de mosca jeje.

En resumen por si aún no lo habíais notado, fui muy pero que muy feliz pudiendo participar en las actividades de nuestro pequeño vikingo, además con puntos extra de felicidad al haber estado con papá y avi vikingo.

¡Feliz Carnaval!