Juegos de memòria inclusivos.

Pensamiento visitado 268 veces

Hace unas semanas fue el santo del pequeño Vikingo, y como cualquier ocasión nos sirve de excusa para hacerle algún regalito, mis padres y pensando no solo en él sino en los 3, le regalaron unos juegos de memoria para potenciar no solo el sentido de la vista como es habitual, sino otros dos sentidos: el oído y el tacto.
Sigue leyendo Juegos de memòria inclusivos.

Afrontando su primera pérdida. Hablamos de la muerte

Pensamiento visitado 569 veces

La que fue la Patrulla canina de casa. 3 labradores, Oldo y Bella negros, y Whost rubio.

Somos muchas y muchos los que la primera vez que tuvimos que afrontar una pérdida de algún ser querido fue de pequeños, y fue de alguna mascota. Probablemente también en nuestra infancia partieron personas muy allegadas a nosotros, pero generalmente no vivían en nuestras casas ni teníamos un trato tan cercano como con nuestros animales de compañía, al menos os hablo por mi experiencia y las de la gente de mi entorno.
Sigue leyendo Afrontando su primera pérdida. Hablamos de la muerte

Actividades en família: Els 3 Porquets

Pensamiento visitado 314 veces

El pequeño Vikingo con su madre y 2 de los 3 cerditos.

El fin de semana pasado tuvimos otra sesión de teatro, esta vez fuimos a ver Els 3 porquets a la sala Ars en el Teatre de Barcelona.
Fuimos mi madre, el pequeño vikingo y yo y aunque fuimos en coche, se puede llegar sin problema en transporte público ya que el teatro se halla muy cerquita de la Plaça Urquinaona donde paran distintos autobuses y las líneas 1 y 4 de metro.
Sigue leyendo Actividades en família: Els 3 Porquets

Fin de semana invernal. ¿A qué jugamos en casa?

Pensamiento visitado 441 veces

Por aquí estamos en pleno invierno y los fines de semana fríos y lluviosos pueden hacerse eternos en casa si no sabemos como entretenernos y
entretener a nuestros peques.
En realidad hay muchas alternativas como son los juegos de construcción, manualidades, dibujar, o juegos de mesa. La cosa
pero, se complica bastante más cuando resulta que ambos padres somos ciegos, entonces las alternativas se reducen drasticamente, especialmente cuando intentamos buscar algún juego de mesa inclusivo.
Sigue leyendo Fin de semana invernal. ¿A qué jugamos en casa?

Actividades en família: El Petit Príncep, el musical

Pensamiento visitado 1.466 veces

El Vikingo va creciendo y creciendo y aunque es bastante casero, cada vez tiene más ganas de salir y hacer actividades fuera de casa. De hecho nosotros somos partidarios que nos hemos de adaptar unos a otros, es decir, el Vikingo a nuestro ritmo y nosotros al suyo, por eso es que desde bien chiquitín tratamos de llevárnoslo siempre a todas partes ya que nos gusta salir y por supuesto viajar así que como se acostumbró desde bebé a los viajes, es una gozada salir con él ya sea a la esquina o a 1000km de casa.
Sigue leyendo Actividades en família: El Petit Príncep, el musical

#VDLN 15: Día de Muertos

Pensamiento visitado 437 veces

¡De vuelta al #VDLN! y es que ayer fue un día más que apropiado para ver la peli de las canciones que os traigo. ¡Sí! la fantabulosa película de Coco de Disney Pixar.
Como el pequeño Vikingo está de puente con mis padres en el pueblo y como además pensamos que aún con casi 4 años no es el momento de que vea esta peli, anoche hicimos sesión de cine Juanjo, mi prima, mi tía y yo en casita acompañados de unas palomitas y homenajeando la preciosa festividad del Día de Muertos mexicano viendo esta película. Por supuesto acabamos los 4 llorando, y eso que Juanjo y yo ya la habíamos visto.

Os dejo pues con dos de las maravillosas canciones de la Banda Sonora de Coco y os la super recomiendo a quienes aún no la hayáis visto.

Y por cierto que hoy este pequeño #VDLN va dedicado a Papá Vikingo, porque sí, porque la peli nos encanta y porque me apetece dedicárselo, ¿Hay un motivo mejor?

¡A disfrutar!



El síndrome de la mala madre o como no saber ser felices.

Pensamiento visitado 2.278 veces

¿Vaya título no? Toda esta reflexión viene a raíz de las vacaciones de verano del Vikingo. Mis padres, como unos avis cracks que son, nos comentaron a Juanjo y a mí qué nos parecía si en vez de apuntar al Vikingo a un casal, se quedaba con ellos a pasar el mes de julio en el pueblo a disfrutar de la piscina, el jardín, su bici, sus primos mayores y sobre todo disfrutarse mutuamente avis y nieto. Nosotros lo hablamos y por supuesto dijimos que sí, con quien va a estar mejor el chiquitín a parte de con sus papis que con sus avis?
A partir de aquí se lo llevaron y nosotros le vemos cada fin de semana y hablamos con él casi a diario, nos mandamos audios y mis padres cada día me pasan el “parte” de lo que han hecho y de cómo está el peque… Pues yo me harté de llorar el domingo pasado cuando volvimos a casa y él se quedó en el pueblo… ¿qué creéis que hizo él? Despedirse con la manita y seguir tan feliz y ¿sabéis qué? Que me encanta, me encanta que cuando nosotros llegamos se ponga super feliz y todo lo quiera hacer con nosotros y me encanta que cuando tenemos que irnos a trabajar, como él ya sabe, se quede tan tranquilo con mis padres disfrutando de sus vacaciones.

Todo esto me provoca sentimientos encontrados. Soy feliz por el peque aunque le echo muchísimo de menos y por otro lado soy feliz por recuperar tiempo de pareja con Juanjo e incluso tiempo para mí… y entonces, ¡bum! ambos sentimientos colisionan de frente. ¿Cómo puede ser que eche tanto de menos al peque pero esté disfrutando de nuestros momentos con Juanjo y los míos propios? ¡Soy mala madre! ¡Soy egoísta! ¿de verdad lo soy? Mi hijo es lo más importante para mí pero estos días también soy feliz sabiéndole feliz a él con mis padres y pasando tiempo con mi marido…
Al principio lo llevaba muy mal, poco a poco voy aceptando que no soy mala madre, que soy humana y que tengo mis necesidades y que si mi hijo está feliz y bien cuidado, ¿Por qué no puedo disfrutar yo también de esta oportunidad que mis padres nos han brindado?
¿Por qué los humanos no sabemos ser felices con lo que tenemos, por qué siempre tenemos que buscarle 3 pies al gato y no nos quedamos a gusto hasta que no encontramos algo que nos haga preocupar y ser infelices?

Como muchos ya sabréis, al menos los que me conocéis, mi pasión es viajar. Empecé a escribir en mi blog personal sobre nuestras experiencias viajeras en 2011 y aunque fui escribiendo, no fue hasta el año pasado que por fin y con el Vikingo ya de dos años y medio, decidí poner todos mis posts viajeros en el blog de SixSense Travel que trata sobre turismo inclusivo, experiencias inclusivas y que forma parte de mi proyecto con el mismo nombre para visibilizar que las personas ciegas también podemos viajar, para demostrar como lo hacemos, qué herramientas utilizamos, como disfrutamos los viajes con todos nuestros sentidos y también para intentar hacer de esta sociedad una sociedad más inclusiva donde todas y todos nos sintamos a gusto y representados.
Pues bien, este proyecto me llena, siempre he querido ser útil, de hecho este mismo blog nació con la misma necesidad de ayudar a otras parejas con discapacidad que quisieran ser padres o se lo plantearan para que vieran como nos las apañamos nosotros y para visibilizar al resto de la sociedad que no somos Ni super héroes ni super villanos sino otra familia más tratando de criar a nuestro hijo lo mejor que sabemos y podemos.
me formé como psicóloga especializada en igualdad de género aunque por desgracia no estoy ejerciendo. Pero gracias a este blog y a SixSense Travel me siento útil y además a través de mi gran pasión. Y os estaréis preguntando por qué os estoy contando todo esto, pues porque vuelvo al punto inicial del post… A veces siento que no soy buena madre si no priorizo siempre al peque por encima de mí y de mis necesidades, aunque sepa que él es feliz y está bien.
SixSense Travel me llena, no me llena como mi hijo pero llena otra faceta de mi vida, y estoy también aprendiendo que eso es bueno, si yo me siento realizada estaré más feliz y eso le transmitiré a Eric, pero si en mis otras facetas vitales me siento triste y amargada… ¿qué le voy a transmitir? pues nada bueno, eso desde luego.

Hoy os he abierto un poquito mi corazón y mi mente, ya que es un trabajo duro pero bonito transitar por todos estos sentimientos y emociones, aprender de ellos y sobre todo, conocerme cada día algo más.

Juguetes educativos, jugamos con las letras

Pensamiento visitado 879 veces

Entre las piedrecitas y plantas de una fuente, están colocadas las letras que forman la palabra VIKINGO

Estamos en pleno aprendizaje de las letras con el Vikingo. de momento en el colegio le están enseñando las letras mayúsculas o capitales, las vocales y también a escribir su nombre, a escribir mamá, papá… cositas muy sencillas. A él le encanta y en casa en el ordenador nos pide jugar a las letras así que le abrimos un word, le ampliamos el tamaño de fuente bastante, le activamos las mayúsculas y nos ponemos a jugar.
Él escribe muy bien su nombre y sabe detectar ya muchas letras, la M de mami, la P de papi, la T de tiet, la I de iaia, la A de avi y abuela, la W de Whost (Whosi) el perro guía de Juanjo, la B de Bella, la O de Oldo… Mis perros guía… etc.

Pues bien, yo desconocía totalmente su existencia pero cuando hicimos la Escapada familiar al vilar rural de Arnes Nuestra fantástica amiga Annabel de La Nave del Bebé” junto a Álvaro su marido y a sus dos preciosas niñas, le regalaron al Vikingo este magnífico juego educativo de letras de la marca PlanToys, que están en relieve tanto en mayúsculas como en minúsculas y en braille, sí señoras y señores, en braille también! y ah, de madera bio.

Confieso que no sé a quien le fascinó más si al peque o a nosotros. Es una preciosidad, cada pieza está hecha de madera en color beige y la letra está por una cara en mayúscula, por la otra en minúscula y en ambas caras está también su equivalente en braille. Cada letra es de un color distinto y las letras en braille son del mismo color de la madera.

En un plano picado se ve al Vikingo acuclillado formando su nombre con las letras y colocando la letra I.

Las piezas son de un tamaño ideal para las manos de los niños, son muy resistentes y tienen una de las 4 esquinas diferente para saber siempre en qué posición ponerlas.

En la fuente de nuevo, entre las piedrecitas y las plantas se ve la caja del juguete, las letras formando la palabra vikingo y la mano del Vikingo sujetando la V.

Es un juego recomendado a partir de los 2 años y aunque pone hasta los 6, a mí me encanta ponerme con mi hijo a formar palabras, detectar letras y además os confieso que yo también aprendo ya que de pequeña cuando perdí la vista aprendí a escribir en mayúsculas pero no en minúsculas así que con estas letras puedo saber al estar en relieve, como son las letras minúsculas.

Beneficios de este juego

  • Puede jugar con otros amiguitos o gente más mayor. Juego en equipo
  • Potencia la creatividad creando nuevas palabras y refuerza el aprendizaje del sistema de lectoescritura
  • Aprende no solo un alfabeto sino dos.
  • Fomenta la inclusión entre los niños
  • Favorece la normalización de las personas con discapacidad en la sociedad

A nosotros nos parece extremadamente útil este juguete educativo porque nos gustaría que algún día nuestro hijo aprenda el braille, que a fin de cuentas es el sistema de lectoescritura de sus padres, pero pienso que cualquier niño con y sin discapacidad se puede beneficiar mucho de todo lo que estas letras tienen para ofrecer. Sin ir más lejos, Annabel, quien le regaló el juego, también se lo compró a su hija mayor y ellos son una familia en la que nadie es ciego.

De nuevo, si veis estas super fotos es gracias a mi fotógrafa oficial sin ella no hubiera quedado un post tan precioso.

¡Abrazos vikingos!

La creatividad en marcha: Preparando biberones y dando medicinas a ciegas

Pensamiento visitado 1.636 veces

Vamos a inaugurar esta sección de trucos para padres y madres ciegos pero a la vez también para visibilizar a tod@s como nos las apañamos, y que lo que hacemos no es magia, solo y quizá, algo más creativo.
Hoy empezamos con los biberones.

¿Cómo preparamos un biberón sin liarla en las medidas?

Sí papis y futuros papis, para los que ya habéis pasado por ello y para los que aún no pero vais en camino o pensáis en pasar algún día, cuando se es mamá o papá primerizo te obsesionas con todo y con seguirlo al pie de la letra, no sea que te equivoques de un mililitro y el bebé implosione!
En nuestro caso el pequeño Vikingo desde que nació hizo lactancia mixta, por desgracia por circunstancias, no pude producir suficiente leche para que fuera LME así que tomaba pecho y biberón pero… ¿cómo lo hacíamos para no colarnos con la medida de agua que tenía que tomar sin poder ver los números del recipiente?

Bodegón: La jeringa en dos partes se ve el émbolo con las 3 marcas. A parte se ven la tetina de un biberón, un vaso de agua y el biberón destapado.

¡Con una jeringa! sí señoras y señores, comprábamos jeringas y le pedíamos al farmacéutico por favor si podía marcarnos el émbolo cada 30ml y él lo hacía con un cuter y… ¡listo! así de fácil. Llenamos un vaso largo de agua, introducimos la jeringa, cogemos el agua hasta la marca del émbolo que nos interese y la traspasamos al biberón, y repetimos la acción cuantas veces sea necesaria para llenarlo hasta la medida que corresponda.
Por ejemplo, de recién nacido empezó tomando biberones de 30, así que con una vez que llenemos la jeringa hasta la primera marca que es la de 30ML, es suficiente.

Mano de Núria sujetando una jeringa con agua hasta la marca de 30ML dentro de un vaso de agua.

El tema de la leche no tiene ningún misterio, se llena el cacito que va en los botes de la leche de fórmula y se enrasa ya sea con el propio borde del bote o con el canto de un cuchillo, el que no corta, pasándolo por encima del cacito para eliminar cualquier resto sobrante y se echan en el biberón los cacitos que toquen por cada medida de agua.

Dándole la medicina, o intentándolo.

La técnica de la jeringa es igualmente aplicable en los medicamentos. Sí, en algún momento tendréis que darle algo, sea la vitamina D, apiretal si le sube la fiebre, estilsona como fue en nuestro caso en momentos muy puntuales de crisis de bronquitis… y ahí más aún que en los biberones, hay que ser muy exactos en la dosis que le damos al bebé.

Pote de apiretal y una jeringa pequeña con apiretal dentro hasta la marca de la dosis.

Con la misma técnica de la jeringa marcada en el émbolo pero por supuesto siendo jeringas mucho menores y marcando el émbolo en la dosis que el peque ha de tomar, no debería daros tampoco ningún problema. Llenamos la jeringa hasta la marca, le damos unos golpecitos y presionamos muy levemente el émbolo para asegurarnos que no queda aire en él y que todo lo que hay es la dosis de medicina correspondiente.

¿qué pasa si nos dan la dosis en gotas? aquí una proporción que nos dió nuestro amigo el farmacéutico: 20 gotas son aproximadamente 1ml, así que si os dicen que vuestro hijo ha de tomar 10 gotas de la medicina X, pensad que 10 gotas equivaldrán más o menos a 0,5ml. Aunque si tenéis dudas, en el prospecto suele venir la equivalencia.
¡Apunte para las lectoras y lectores ciegos! si necesitáis consultar prospectos de medicamentos, existe la App Medicamento accesible plus:

El problema vendrá en el momento de tratar que el peque se la tome, ahí ya el ingenio de cada cual para lograrlo.

Espero que os haya sido de utilidad este post o al menos que haya aplacado vuestra curiosidad al respecto.
Si tenéis alguna duda, sugerencia, petición que queráis que os cuente en el siguiente post sobre esas cosas del día a día de la pa/maternidad a ciegas, no dudéis en escribirlo en los comentarios o mandármelo por twitter.

Hoy tenemos de vuelta a la fotógrafa oficial del blog, mi prima Laura ¡Muchas gracias reguapa por la sesión superpro de fotos y por las horas a las que te pedí hacerlas!

¡Abrazos vikingos!