campaña ni un peque más en peligro

Pensamiento visitado 1.912 veces

Cuando vas a tener un hijo se te amontonan tantas cosas en la cabeza que no das abasto. Una de las mil cosas de la lista es la sillita del coche, en el caso de que tengas coche o que lo utilices a menudo aunque no sea tuyo. Pareciera que cualquier sillita adaptada a la altura y peso del bebé tendría que valer, pero, eso es realmente así? ¿Sólo con eso ya están totalmente protegidos?
Por supuesto es importante fijarse en esos detalles, pero hay otros puntos igual de importantes a tener en cuenta, como son la seguridad en sí de la silla, si va con isofix o no, y la dirección en la que irá colocada, es decir, a favor de la marcha o a contra marcha.

Las estadísticas demuestran que ir a contra marcha es 5 veces más seguro, ya que gracias a esa posición y a las características de la sillita del bebé, las partes más importantes del pequeño como son su cabecita, cuello y órganos vitales, quedan mucho más protegidos frente a los impactos que si fuera a favor de la marcha. De hecho es totalmente recomendable que como mínimo hasta los dos años viajen a contra marcha, o incluso hasta los 4. Cuanto más tiempo, mejor.

Son los países escandinavos quienes empezaron ya hace muchos años a llevar a sus hijos de esta manera. Parece ser que en España aún hay muchos padres que consideran que antes del año los peques ya pueden ir a favor de la marcha, así que se ha creado una campaña de concienciación al respecto. La campaña “NI UN PEQUE MÁS EN PELIGRO”.

Cartel sobre la campaña ni un peque más en peligro

Yo, por supuesto, como mamá de un bebé de 18 meses que quiere lo mejor para él y para el resto de niñas y niños, estoy totalmente a favor y encantada de poder dar la mayor difusión. Es por eso que he querido sumarme a la campaña “NI UN PEQUE MÁS EN PELIGRO”, una iniciativa de Una Mamá de Otro Planeta, A Contramarcha y A Contramarcha salva vidas.
Me parece fantástico que tantas personas nos hayamos unido para hacer el mayor ruido posible, así que espero a partir de ahora ver a todos los peques viajeros disfrutando de las ventajas de ir en ACM.

¡Abrazos vikingos!