Cuando es tu hijo quien tiene que verte

Pensamiento visitado 953 veces

Pensé contarlo en un hilo de twitter, luego creí mejor hacerlo en el podcast de La Familia Vikinga e incluso pensé en guardármelo para mí y no contarlo en absoluto porque así somos muchos de nosotros, preferimos guardarnos nuestras pequeñas miserias y no airearlas. Al final sin embargo, decidí que si creé la cuenta de Viking’s Mama con sus RRSS, blog y podcast, es para contar como es la crianza a ciegas de un niño sin discapacidad, y como todo en esta vida que tiene momentos preciosos y otros más difíciles, hoy toca contar uno de los difíciles. NO para victimizarme ni para que nadie sienta compasión, de hecho ése es un sentimiento que cuando percibo que va dirigido a mí, llevo muy mal, y me cuesta horrores gestionar porque no creo que nadie deba compadecerse de mi situación ya que no hay motivos para ello.
A estas alturas y después de todas estas reflexiones, creo que me apetece más escribirlo tranquilamente, sin límite de caracteres ni de minutos. A mi ritmo y tomándome todo el tiempo del mundo para pensar como contarlo y expresarlo de la mejor manera que sepa.

Ayer en el colegio del Vikingo celebraban como cada año el día de las danzas del mundo. Siempre lo hacen el jueves de Carnaval, cada clase desde primero de infantil hasta el último curso de primaria se caracteriza de algún país o región del mundo y preparan una danza tradicional de ese lugar.
Este año la clase del peque que ya va a P5, o último curso de infantil, prepararon una danza chulísima de bollywood, con lo cual iban caracterizados como personas de la Índia, y nos citaron a todas las familias para ir a verles en el patio de primaria a las 4 de la tarde.

¿A que es genial? esta es la canción que interpretaron. Confieso que a mí me fascina la música estilo bollywood.

Juanjo y yo solemos ir con más familia a verlos cuando hacen cualquier tipo de actuación, pero en esta ocasión fuimos solos porque mis padres tenían un compromiso ineludible, y los demás trabajaban.
Ir con familiares además de ser divertido y bonito porque también disfrutan viendo al peque, nos ayuda a nosotros para ubicarnos entre la marabunta de otras familias para encontrar buenos lugares, porque ya sabéis que hay de todo y algunas personas… Madre mía como se ponen para estar en primera fila. También estamos más a gusto porque nos indican cuando sale nuestro hijo, cuando nos mira para poder saludarle y que vea que hemos venido, y nos cuentan como está actuando, qué caritas pone, y claro, le graban en vídeo para que lo tengamos de recuerdo.
A parte de ir con nuestra familia, también solemos juntarnos con otras familias de peques de la clase del Vikingo con las que hemos formado un grupito la mar de apañado, y esta vez como íbamos a ir solos les escribí para comentárselo y pedirles por favor si podían guardarnos un sitio. Al final por desgracia no fue posible. Nosotros llegamos un poco antes que empezara el show pero ya estaba todo llenísimo y no nos pudieron guardar lugar donde estaban, eso sí, grabaron vídeo de la actuación y nos lo compartieron.

Nosotros nos sentamos en cuarta fila rodeados de gente que ni conocíamos ni nos conocían, y por tanto no sabían quien era nuestro hijo. En este momento empezó a salirme la frustración y la impotencia de ser ciega pensando que Eric no nos vería, que se entristecería creyendo que no habíamos venido, me agobié porque no podría saber como lo estaba haciendo, si estaba contento, si disfrutaba… y lloré.
Juanjo tuvo entonces una gran idea, me dijo que buscara una foto de Eric en el iPhone para enseñársela a nuestro vecino de asiento y pedirle que por favor nos avisara cuando saliera, y nos dijera si miraba hacia donde estábamos para poder saludarle, y de paso si era tan amable de contarnos un poco lo que hacía. Así que busqué la foto y así lo hicimos. El señor fue muy amable y nos fue contando lo que pudo. Por supuesto no es para nada lo mismo que vivirlo con personas que sí que conocen al peque y a nosotros pero al menos algo pudimos disfrutar.

Al terminar el espectáculo e irle a recoger le dijimos que lo había hecho muy bien y que su baile había estado genial, la verdad es que para mi gusto su canción fue la más chula. Se me cayó el alma a los pies cuando nos dijo que donde habíamos estado, que no nos había visto, que si habíamos venido, y de nuevo lloré. Le dije que sí que habíamos ido, le conté la historia y que le habíamos estado saludando pero él no nos vio. Le dije que aunque no nos viera, que pensara que siempre siempre estábamos ahí para verle cuando actuaba, y dijo que sí, que lo sabía.
Sin embargo yo seguí dándole vueltas al tema con un bajón bestial. Al final Juanjo me dijo lo que yo no estaba siendo capaz de ver. Que el niño tenía clarísimo que nosotros siempre estábamos allí para él y que no se había sentido triste para nada.

Cuando las tornas se cambian y es el niño quien tiene que ver a sus padres y no al revés como es lo habitual, hay que aceptarlo, lidiar con el sentimiento que ello provoca y terminar por asumirlo porque las cosas son así, y porque si él en su enorme sabiduría de un chiquitín de 5 años lo sabe hacer y de manera tan natural, yo tendré que aprender de él y normalizarlo también.

7 comentarios sobre “Cuando es tu hijo quien tiene que verte”

  1. Cómo me identifico con esos momentos, y pensad que sois afortunados porque habéis conseguido normalizar todo a vuestro alrededor, que habéis logrado un grupo de apoyo por decirlo de algún modo. Yo me frustré siempre, nunca supe exactamente cuándo mis hijos salían en las actuaciones del colegio, nunca supe si me miraban cuando se iban en los autocares a las excursiones, y si alguna vez llegó a haber alguien conmigo que pudiera echarme una mano, lo viví como algo artificial que no habíamos podido pulir ni suavizar. Así que, podéis estar felices de lo que vais construyendo, porque muchos años atrás yo no pude. Un abrazo.

    1. Hola Guapa, gracias por contar tu experiencia. La verdad es que te entiendo perfectamente, de hecho en ocasiones yo me siento como tú. Quizá en mi caso es más por mis inseguridades pero a veces también siento que en realidad no encajo en el grupo y que soy totalmente prescindible, pero intento desechar esos pensamientos porque no me hacen ningún bien y porque quiero sentirme a gusto por el peque, porque no quiero que él se pierda ninguna actividad y menos por mis historias.
      Un abrazo!

  2. Tienes que ser fuerte Núria, vais a empezar una nueva etapa y vais a estar solos, pero con vuestras ganas de superación a nuevos retos lo conseguiréis. Animo y para adelante.
    Un abrazo.

    1. La historia, más que estar o no solos… por supuesto como ya he escrito en el post es más bonito ir en familia, la historia es que a veces por mucho que nos esforcemos y por mucho que en general vivamos una vida plena, la ceguera es con perdón jodida, y hay días que pesa mucho, sobre todo cuando me impide ver a mi hijo y necesito desahogarme y contarlo.
      Besos.

    2. Que duro momento. Es complicado gestionar estos temas. Realmente una pena que los padres de la clase no.pudieran guardaros un sitio.
      La verdad es que ha de swr muy frustrante.
      Te mando un fuerte abrazo y todo mi ánimo. Lo estáis haciendo genial.
      Besos

      1. Es duro sobre todo para mí, son momentos enque me toca afrontar que aunque la mayoría de cosas las puedo hacer y las hago aún y siendo ciega, hay algunas que no son posibles, y ahí es cuando me frustro, enfado y todo eso… y es cuando me toca aceptar, asumir y aprender a lidiar con ello.
        Petonets guapa y merci por leer y comentar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.