¡Mjöllnir arriba! joyas personalizadas con Tatilei

Pensamiento visitado 2.748 veces

Hay muchas cosas que desconocía antes de quedarme embarazada y una de ellas, eran las joyas personalizadas. desde que las conocí estando embarazada del vikingo supe que quería una de ellas para commemorar el día de su nacimiento.
A partir de ahí, empecé a pensar y repensar ya que no quería una joya cualquiera, quería una que tuviera su simbolismo para mí y claro, quería a alguien que la pudiera crear con todo el cariño del mundo y atendiendo a mis peticiones.

Dándole vueltas a todo esto me topé con Tatilei, empecé a mirar sus propuestas en plata de ley tanto para embarazadas como para mamis, papis, abuelos… y me encantaron.
El nombre de Tatilei viene dado por la unión de los nombres de las dos hijas de la creadora de esta marca, son Tatiana y Leia y su mamá, la artífice de todo esto que es Lola. Desde que contacté con ella la primera vez fue todo super sencillo y ella fue un encanto. Le conté todo lo que yo quería y no me lo pudo hacer más fácil.

Por un lado quería encargar unas pulseras para mi amiga Noe y su pequeña Alba y quería que fueran pulseras iguales para que ambas pudieran lucirlas juntas. Además yo sabía que era algo que a Noe le haría especial ilusión.
Me dejé aconsejar por Lola y entre ambas escogimos esta preciosidad:
Pulsera nube + infinito
Así que le pedí dos iguales con el nombre de Alba por una cara y en la otra su fecha de nacimiento, y ella se puso manos a la obra porque para la mami sí la tenía pero una de tan pequeñita como la necesitábamos para Alba que tenía justo un añito… no, así que la creó ella misma cambiándole el cierre para que no la pierda nunca.
Éste es el resultado.

Las manos de Noe y Alba con sus pulseras nube

Y luego vino la traca final, mi joya. Yo la quería totalmente personalizada y así se lo comenté y me dijo que no había ningún problema.
Me decidí por un colgante y siendo mi hijo un vikingo, estuve buscando qué símbolo se adecuaba más a lo que yo quería. Al final estuve entre dos, el vegvíssir y el Mjöllnir.
Por características de las piezas y de la dificultad a la hora de la fabricación y grabado de la joya, el elegido fue el Mjöllnir, el martillo de Thor. Pero ay! había muchas representaciones del martillo…, ¿cuál iba a escoger yo?
Así que de nuevo pedí asesoramiento, esta vez a una gran conocedora de los vikingos y su mitología y a la cual tengo la gran suerte de conocer personalmente, Aranzazu Serrano, la autora de la novela Neimhaim que me ayudó a escoger la representación del martillo y también me mandó el nombre de mi vikingo en rúnico, ya que una cara del Mjöllnir llevaría Eric escrito en rúnico y en la otra su fecha de nacimiento.
Así quedó la obra de arte.

El Mjöllnir por la cara grabada en rúnico

Estoy contentísima con los resultados. Las pulseras para Noe y Alba las tuvo listas en una semana o menos, mi joya tardó más pero el resultado como podéis ver, vale sobradamente la pena.

Hace muchos meses que me llegó mi encargo pero hasta hace bien poco no pude darle a Noe su sorpresa y por tanto no podía publicar el post pero por fin, puedo decir que mami e hija están bien orgullosas de sus pulseras y yo de mi Mjöllnir.

Como apunte final, comentaros que en la web encontraréis descripciones de texto de las joyas, que los precios a mí personalmente me parecieron muy asequibles y que en cualquier caso Lola seguro que como hizo conmigo, no tendrá ningún problema en aclararos cualquier duda que os surja.
A parte de su web, también tiene twitter Tatilei. ¡A qué esperáis para seguirla y encargarle vuestros regalos navideños!

Abrazos vikingos y que los dioses os acompañen.