#VDLN 12: ¡Bienvenido a mi mundo otaku!

Pensamiento visitado 386 veces

Todo buen friki que se precie, o al menos los otakus, seguro que conocéis el estudio Ghibli, a Hayao Miyazaki y todo el chorro de grandiosas películas que su maravillosa mente ha creado. Pues bien, al universo otaku del cual una servidora forma parte desde que tiene uso de razón, ayer se le sumó un nuevo integrante. ¡Vikingo!
No la vimos entera pero si un cachito y le flipó, ¿adivináis de qué película estoy hablando?

Pues sí amiguitas y amiguitos, ya podemos decir que el entrañable Totoro y el aún más entrañable Nekobasu (Gatobus) tienen otro fan más que añadir a su ya enorme club. Y es que se pasó la tarde/noche con el “Totolo” y el “tubúsLatet!” o sea Totoro y Gatobus, él dice tubús, y gatito en catalán es gatet y dice latet porque a veces no dice la g al principio de las palabras aunque dice guauguau perfectamente pero vaya… cosas de Vikingo.

Así que emocionada y feliz a partes iguales, ardo en deseos de seguir introduciéndole al japanworld.
De hecho previsora que es una, ya tengo el libro de Leyendas de Cipango de la genialérrima Ruth2M y además, con dedicatoria, nuestros nombres en japo y una chibiamaterasu! ¿quien puede pedir más? y lo tengo reservado para cuando Vikingo crezca, que lo pueda leer, conocer la mitología y leyendas japonesas y disfrutar de sus maravillosas ilustraciones.

¡Feliz #vdln!



#vdln 4: #suenafriki. Kimi wo aishiteru

Pensamiento visitado 930 veces

¿Ya vamos por el cuarto viernes dando la nota y aún no había sonado friki? los que me conocéis habréis pensado si es que me pasaba algo raro o qué… ¡Pues no! sólo que lo reservaba como se hace con un buen vino o un buen Tang 😉 porque una vez abierta la puerta a mi yo friki, ya no hay vuelta atrás. Y hoy ha sucedido, la perturbación en la fuerza de la cercanía del salón del manga ha sido ya demasiado.

Hoy además os voy a hacer una de esas confesiones inconfesables, de esas que le mola hacer a Padre en stéreo y os hablaré de mis amores frikis.

Mi primer gran amor, Terry de Candy Candy.

Imágen de Terry

¡confesad! cuantas/os de los que habéis visto Candy Candy no os habéis enamorado ni que sea un poquito de él? con esa chispa, ese punto de malote pero solo el punto, ese rollito rebelde… y es que reconozcámoslo, Anthony era demasiado soso, en cambbio Terry era el punto de sal para tanto Candy.

Y mi gran amor, Sesshomaru.

Imágen de Sesshomaru

En cuanto empecé a ver InuYasha ya no pude parar, me convertí y aún sigo siéndolo, en una fangirl de la serie. De hecho tuve mucha suerte porque encontré el manga en inglés así que podía ir más adelantada que con el anime, que como ya sabréis, siendo la gran Rumiko Takahashi su creadora, ya sufría por si me dejaba a medias con el anime. Por suerte en este caso fue buena y lo terminó.
Sesshomaru es el hermano mayor de Inuyasha, un inu tai-youkai o sea un demonio perro y ai… *suspiro suspiro suspiro* al principio es algo malo pero a lo largo de la serie el personaje se va desarrollando y va sacando ese encanto dark que tiene que me vuelve loquita.

Veo animación japonesa desde que era muy pequeña con Dragon Ball o Dr Slump (soy ultrafan de Arale-chan) y muchas veces han sido casi salvavidas para mí, en momentos de bajones han sido los que me han alegrado un poquito los días y hasta gracias a InuYasha empecé una relación de amistad con la que hace años que es mi mejor amiga.
¡Ya veis! todo ventajas 😉

Feliz semana y hasta el próximo viernes dando la nota.

Por cierto, muchas gracias a Ruth por ayudarme con las imágenes de internet para mis posts :)