#vdln 8: Inaugurando la Navidad

Pensamiento visitado 2.067 veces

Quizá me adelanto un poco pero como llevamos unos días ya respirando ambiente navideño, en casa tenemos el árbol, en Madresfera suena el audiocalendario de adviento y ya todas las ciudades y pueblos han hecho sus respectivos encendidos de luces. Pues también el esta nuestra casa vikinga virtual inauguramos con este vdln, la Navidad.
Y lo hacemos con Michael Bublé.

Le adoro, bueno, adoro su voz, me parece cálida, dulce, amable… preciosa, tiene voz de buena persona! y me encanta como versiona los clásicos navideños.

Estas son las canciones que escucho ahora, pero los billancicos que me transportan a mi infancia y que poníamos en casa eran otros.

Todo el cd de Els Vailets sonaba y sonaba, nos lo sabíamos y sabemos de memoria y nos acompañaban a mi hermano y a mí en el montaje del árbol, del pesebre con mis padres… como jugaba yo con las figuritas del belén y mi hermano con sus gi-joe las mataba… sí sí, algo sacrílego jajaja…
Todo esto lo hacíamos el mismo día que por la mañana había tenido la cantada de Nadales en el cole y luego habíamos ido con mis amigas a los caballitos… ¡Qué recuerdos!

Y cuando no era mi madre que ponía las Nadales, mi padre se apoderaba de la cadena de música y nos ponía billancicos y es que aunque soy catalana, mi familia paterna es navarra así que en casa somos bilingües.

Adoraba las navidades, mi mejor momento del año… y ahora como me dijeron y estoy experimentando, al tener un peque en casa, vuelvo a ser niña yo también y de nuevo las disfruto con tanta ilusión o más, ya que es algo maravilloso ver al chiquitín descubrir la Navidad y verle disfrutar con ella.

Y hoy antes de despedirme, como ya hice en mi #vdln 2: sobre música viajera, os dejo otra sorpresita en forma de audio. esta vez la tomé en Viena, Navidad de 2009 en plena misa del gallo. El coro cantando Stille Nacht, heilige Nacht (noche de paz en alemán) que por cierto acabo de descubrir que la compuso un sacerdote austríaco precisamente. se me puso la piel de gallina y hasta lo confieso, solté alguna lágrima.

¡Feliz vdln!